domingo, 12 de agosto de 2007

En el viento (Argumento)

[Arena Roja]

Esta es una historia que se me ha ocurrido recientemente, y que acaso escribiré, si las fuerzas me dan para ello. Los personajes son un hombre y una mujer de 25 años; son novios y piensan casarse pronto. Él trabaja en la Corte Superior de la ciudad, es un Secretario de Juzgado; ella es profesora contratada en un colegio de la serranía. Viven una vida tranquila, con sus sueldos a fin de mes, sus encuentros los fines de semana cuando ella vuelve a la ciudad, su relación sólida. Un día (¡cuán a menudo sale a relucir esta frase cuando se habla de vidas prósperas y felices, y es que la felicidad definitivamente no da rating, necesitándose que haya alguna lucha para que la historia de alguien sea interesante!) ella desaparece. Su rutina había comenzado normalmente, saliendo de su alojamiento a dar su clase, y nunca llega a darla. La familia está desconsolada, temen que haya sido secuestrada o hasta muerta en algún barranco o cueva de la región, mas las búsquedas son inútiles, no hay cuerpo, no hay testigos, simplemente es como si se hubiera esfumado. El novio también está destrozado, pero sólo es un simple secretario de juzgado, no un detective, así que poco a poco rehace su vida, tratando de olvidar la tragedia.

Pasan los años, el novio sigue trabajando de secretario de juzgado, y está a punto de casarse con una muchacha un par de años menor que él que también trabaja en la Corte. Su vida es agradable, no siente que tenga nada de qué quejarse. Sin embargo, el recuerdo de su antiguo amor a veces lo visita, llenándolo de nostalgia. Nunca se supo nada de ella, a pesar de todo el dinero que su familia gastó para hallar alguna pista. A poco su padre empezó a dedicarse a beber, y sus otros hijos se fueron de la casa, mientras la madre se enfermaba de cáncer. Una triste historia, y sólo por la falta de una sola persona. El novio piensa que pronto se cumplirán cinco años de ello, y lo rápido que pasa el tiempo. Siente que sólo hubieran pasado unos días, y que el sábado llamará ella como siempre lo hacía avisando que ya estaba en la ciudad, y que viniera a verla.

Y el sábado, justamente, ella llama, como si nada. Aunque no, no como si nada. El miedo y la confusión quiebran su voz: le cuenta a su novio que quiere verle antes de ver a su familia. Él acepta y se citan en un local donde acostumbraban verse cuando ella llegaba otras veces. Cuando la ve, se sorprende de encontrarla como la recordaba, inclusive con el mismo peinado. Ella le cuenta que no sabe qué ha pasado, que lo último que recordaba era que iba a su trabajo cuando sintió mucho sueño, así que se sentó sobre un tronco a descansar... y eso fue todo. Al despertar se preocupó al ver la hora y se apresuró a llegar al colegio. Allá encontró el local terminado y otros profesores enseñando, y se preguntó si no se había equivocado de pueblo. Y entonces le contaron que ella había desaparecido hacía cinco años, ¿dónde había estado? Se sentía en una pesadilla, como en un capítulo de The X-Files.

El novio escucha atentamente su historia y no comprende nada, siente que tratan de tomarle el pelo. Y es que ninguna persona mínimamente educada podría creer algo así. Le dice que debe ver a su familia, que ha sufrido mucho su ausencia, y se marcha pues tiene que hacer. ¿Cuál será el final de todo esto, habrá algún futuro para ellos?

Sigue buscando

Google

Blogs de Amigos (o de quienes quisiera que fueran mis amigos)