miércoles, 29 de abril de 2009

Prohibidos los besos (por la gripe norteamericana)

[Yoni]

Otro de los efectos de la gripe norteamericana (no decir porcina y menos del chancho)



Y pues sí, es una de las recomendaciones de la Secretaría de Salud de México a la población en general "no saludar de beso", no sólo aquellos de boca sino también los que se dan de mejilla. Situación complicada para los enamorados (foto de la agencia AFP), si no están muy seguros de intercambiar fluidos. Esto da otra lectura a la frase "prueba de amor". Como buenos latinos, los mexicanos con emotivos, pero así son las cosas, aunque en un blog leo que en realidad es más fácil el contagiarse de gripe por un apretón de manos. De otro lado, en las misas mexicanas evitan el saludo de paz con contacto y quizás se suspendan para el fin de semana, y sus telenovelas no pasarán escenas de besos, reemplazándolas por "tiernas miradas".

Pensar que este cartel fue hecho para promocionar el turismo al DF:


Y no, por lo pronto el virus sigue sin detectarse en el Perú.

martes, 28 de abril de 2009

Espérame en la noche

[Arena Roja]
Y, obviando paranoias agripadas, la vida continúa... y se reproduce.


Espérame en la noche

Espérame en la noche
Así como otras veces
Cuando salga de trabajar
Con la luna alta y cómplice
Que nos guíe, que nos cobije
Me guiará tu perfume en el aire
Te reconoceré desde lejos
Y en tus ojos profundos
Olvidaré el vacío del día a día
Diré tu nombre, dirás mi nombre
Juntaremos nuestros labios
La noche sea ella misma
E inspire nuestro encuentro
Y que nos envidien mucho
Tú estás aquí, yo estoy aquí
Y el resto son adorno
Y de necesitar algo o alguien
Sólo necesito la noche
Y sólo a ti te necesito
A tu cuerpo, a tu corazón
Entraremos a nuestro sitio
Y sólo vestidos de sentimiento
Te besaré en tus bocas
Y con labios y manos
En vertical, en horizontal
Recorreré tus labios
Recorreré tu cuerpo
Y luego te cabalgaré
Como jinete oscuro
Hecho de noche, hecho de fuego
Y tú, bella amazona
Sobre mí y yo dentro tuyo
Heriremos la profunda noche
A base de gemidos
Y unidos, y penetrados
Moriremos pequeña muerte.

-----------------------
Bueno, se me antojo tratar la poesía erótica.

lunes, 27 de abril de 2009

Tu Reputación, de Ricardo Arjona

[Homo Videns]

Una de mis canciones favoritas del guatemalteco.



ESte video también lo puedes ver acá

Tu reputación

Tu reputación
son las primeras seis letras de esa palabra
llevarte a la cama era más fácil que respirar
tu teléfono es de total dominio popular
y tu colchón tiene más huellas
que una playa en pleno verano.

Has hecho el amor más veces que mi abuela
y aún no acabas ni la escuela
y aún sabiendo que no eres el mejor partido
¿dime quién puede contra cupido?
y es que si yo no he sido un monje
¿por qué voy a exigirte que seas santa?

Si el pasado te enseñó a besar así
bendito sea el que estuvo antes de mí
no es dama la que se abstiene
dama es la que se detiene cuando encuentra
lo que tu encontraste aquí...

Si el pasado te enseñó a tocarme así
benditos los que estuvieron antes de mí
si otros han sido tu escuela
yo seré tu graduación
cuando incluyas en la cama al corazón.

Dicen por ahí
que tu terrible fama de ligera
ha venido a pintarme un par de cuernos en la mollera
que tengo que sacarte del barrio y del país
si es que quiero darle a esta historia un final feliz.

Si supieran la ternura inmensa que hay en ti
y todo lo que tu haces por mí
sabrían que el camino andado antes de aquí
te ha preparado para mí
ven y abrázame sin miedos
y dame un beso a la salud de los chismosos.

Si el pasado te enseñó a besarme así
benditos los que estuvieron antes de mí
si otros han sido tu escuela yo seré tu graduación
cuando incluyas en la cama al corazón.

Si otros han sido tu escuela
yo seré tu graduación,
cuando incluyas en la cama al corazón.

------------

Arjona a veces logra conmoverme, aunque a veces pueda resultar dulzón. Y es que es verdad, si quieres a alguien sea como sea, ¿qué importa su pasado, las personas a las que entregara su cuerpo y/o su corazón, si al final ellas le hicieron como es ahora? Uno/a es sus circunstancias, sus vivencias, sus alegrías y tristezas, errores y aciertos, matices y claroscuros. Siempre habrá un pasado, siempre. Lo que importa es el presente y el futuro por construir juntos. Eso se llama amor, en suma.

domingo, 26 de abril de 2009

Hablemos de sexo... en serio

[DirWeb]


GOCE MUTUO. ¿Puede un ingeniero pesquero ser un consultor sexual? Pablo José Castro Villaizan, autor de Guía Matrimonial Práctica y El Kamasutra Peruano / The Peruvian Kamasutra, y del blog de hoy, nos dice: "quiero terminar con la falta de información que padecen los hombres y convencer a las mujeres que todo acto sexual se basa en una entrega de amor y cariño". Tras más de una década de trayectoria asesorando en temas sexuales, el Ing. Castro Villaizan en este su blog recopila sus diversas entrevistas, reportajes, documentos informativos, e incluso extractos de su programa de radio llamado justamente Hablemos de sexo... en serio, en donde trata de darnos una visión no machista sino equilibrada de lo que es llevar una buena sexualidad de pareja. Una actitud que comparto. Para ver entre dos.
La Yapa:

sábado, 25 de abril de 2009

Y ahora la Gripe del Chancho

[Yoni]
Hace unos años fue la alarma por la gripe aviar, ahora y más cercana a nosotros, la gripe porcina.


Video subido por rakakakata

¡Qué ganas de la gripe por fastidiar! Más específicamente, un brote de influenza que ya lleva más de veinte víctimas confirmadas en México (otras sesenta y tantas sin confirmar), y que ha obligado a su Secretaría (Ministerio) de Salud el lanzar una alerta preventiva el día de ayer, lo mismo que a suspender las clases. Por lo pronto, nuestras autoridades sanitarias locales afirman estar tomando las medidas para evitar que este brote llegue al Perú. Las informaciones hablan que es un virus mutado que sería un híbrido de la gripe porcina común y la aviar, y de la cual no se tendría vacuna disponible, por lo que es potencialmente letal en poblaciones con escasas defensas.

Bueno, mucho se ha hablado de epidemias devastadoras a la vuelta de la esquina. Incluso han habido varias series y películas que especulaban sobre un exterminio de la Humanidad por gérmenes (misma Los Sobrevivientes), pero francamente no creo que sea este el caso, por lo menos no ahora. Lo que sí que esperemos (los que vivimos en el resto de Latinoamérica) que nuestras autoridades tomen en serio su trabajo y prevengan las contingencias, ahora que están prevenidas y tienen (se supone) planes hechos. Y nosotros seguir las normas sanitarias. Y en cuanto a nuestros hermanos mexicanos, darles nuestro apoyo y recordarles que han de ir a los centros de salud apenas sientan los primeros síntomas. Después de todo, las víctimas que han acabdo siendo mortales lo han sido porque esperaron hasta que se les complicó su situación con una neumonía. Con la debida medicación, esta enfermedad es tratable.

Descuiden y relájense, aún no es el Apocalipsis, aunque varios lo quisieran.

Tétrico video realizado y subido por claudiofiloxxx: "Tomenlo con calma... hay mucha banda aca ya bien histerica. No se ganaran nada alocandose. Saludos =)". Lo que dije, no exageremos todavía.

Actualización al 27/04/2009:

Hasta el fin de semana pasado, las muertes no confirmadas en México (los análisis que lo confirmen están pendientes) por gripe porcina pasarían del centenar. Por otro lado, últimas noticias informan de la sospecha de un posible infectado por esta enfermedad que fue detectado cuando llegó al Aeropuerto Jorge Chávez, y que ha sido derivado al hospital Alcides Carrión. Para el miércoles se sabrá si es o no el primer caso confirmado en nuestro país. Un caso similar también se investiga en Guatemala.

Ha habido tres pandemias importantes de gripe en el siglo XX: la de 1918, la de 1957 y la 1968, siendo la primera la más mortal, pues se calcula mató entre 40 y 50 millones de personas, mientras las siguentes no pasaron de 2 millones de fallecimientos. La explicación de semejante mortandad de la llamada Gripe Española se da por el tiempo en que sucedió, a finales de la Primera Guerra Mundial (1914 - 1919) con todo lo que una guerra semejante implica en términos de insalubridad.

jueves, 23 de abril de 2009

Joaquín Soler Serrano entrevistando a Borges (1980)

[Homo Videns]

En el programa "A Fondo", que condujera el Sr. Joaquín Soler Serrano, pasaron grandes figuras de la literatura en habla castellana. Y Borges (a quien dicho sea de paso le encantaba el género de la entrevista), no fue la excepción.

Subido por pakoentrevistas1

Borges, inmortal.

La Yapa

El Aleph: Borges prefigurando la Internet

[Op. Cit.]

Borges (¿qué duda cabe?) fue un grande. Poeta, traductor, profesor de literatura inglesa, cuentista, bibliotecario, ensayista, políglota, crítico literario, guionista, inspector municipal de pollos, y (acaso) el hombre que profetizó la Red de Redes.


El Aleph (fragmentos)

...El 30 de abril de 1941 me permití agregar al alfajor una botella de coñac del país. Carlos Argentino lo probó, lo juzgó interesante y emprendió, al cabo de unas copas, una vindicación del hombre moderno.

-Lo evoco -dijo con una admiración algo inexplicable- en su gabinete de estudio, como si dijéramos en la torre albarrana de una ciudad, provisto de teléfonos, de telégrafos, de fonógrafos, de aparatos de radiotelefonía, de cinematógrafos, de linternas mágicas, de glosarios, de horarios, de prontuarios, de boletines...

Observó que para un hombre así facultado el acto de viajar era inútil; nuestro siglo XX había transformado la fábula de Mahoma y de la montaña; las montañas, ahora convergían sobre el moderno Mahoma.

Tan ineptas me parecieron esas ideas, tan pomposa y tan vasta su exposición, que las relacioné inmediatamente con la literatura; le dije que por qué no las escribía. Previsiblemente respondió que ya lo había hecho: esos conceptos, y otros no menos novedosos, figuraban en el Canto Augural, Canto Prologal o simplemente Canto-Prólogo de un poema en el que trabajaba hacía muchos años, sin réclame, sin bullanga ensordecedora, siempre apoyado en esos dos báculos que se llaman el trabajo y la soledad...

(...)

Vaciló y con esa voz llana, impersonal, a que solemos recurrir para confiar algo muy íntimo, dijo que para terminar el poema le era indispensable la casa, pues en un ángulo del sótano había un Aleph. Aclaró que un Aleph es uno de los puntos del espacio que contienen todos los puntos.

-Está en el sótano del comedor -explicó, aligerada su dicción por la angustia-. Es mío, es mío; yo lo descubrí en la niñez, antes de la edad escolar. La escalera del sótano es empinada, mis tíos me tenían prohibido el descenso, pero alguien dijo que había un mundo en el sótano. Se refería, lo supe después, a un baúl, pero yo entendí que había un mundo. Bajé secretamente, rodé por la escalera vedada, caí. Al abrir los ojos, vi el Aleph.

-¡El Aleph! - repetí.

-Sí, el lugar donde están, sin confundirse, todos los lugares del orbe, vistos desde todos los ángulos. A nadie revelé mi descubrimiento, pero volví. ¡El niño no podía comprender que le fuera deparado ese privilegio para que el hombre burilara el poema! No me despojarán Zunino y Zungri, no y mil veces no. Código en mano, el doctor Zunni probará que es inajenable mi Aleph.

(…)

Arribo, ahora, al inefable centro de mi relato, empieza aquí, mi desesperación de escritor. Todo lenguaje es un alfabeto de símbolos cuyo ejercicio presupone un pasado que los interlocutores comparten; ¿cómo transmitir a los otros el infinito Aleph, que mi temerosa memoria apenas abarca? Los místicos, en análogo trance prodigan los emblemas: para significar la divinidad, un persa habla de un pájaro que de algún modo es todos los pájaros; Alanus de Insulis, de una esfera cuyo centro está en todas partes y las circunferencia en ninguna; Ezequiel, de un ángel de cuatro caras que a un tiempo se dirige al Oriente y al Occidente, al Norte y al Sur. (No en vano rememoro esas inconcebibles analogías; alguna relación tienen con el Aleph.) Quizá los dioses no me negarían el hallazgo de una imagen equivalente, pero este informe quedaría contaminado de literatura, de falsedad. Por lo demás, el problema central es irresoluble: La enumeración, si quiera parcial, de un conjunto infinito. En ese instante gigantesco, he visto millones de actos deleitables o atroces; ninguno me asombró como el hecho de que todos ocuparan el mismo punto, sin superposición y sin transparencia. Lo que vieron mis ojos fue simultáneo: lo que transcribiré sucesivo, porque el lenguaje lo es. Algo, sin embargo, recogeré.

En la parte inferior del escalón, hacia la derecha, vi una pequeña esfera tornasolada, de casi intolerable fulgor. Al principio la creí giratoria; luego comprendí que ese movimiento era una ilusión producida por los vertiginosos espectáculos que encerraba. El diámetro del Aleph sería de dos o tres centímetros, pero el espacio cósmico estaba ahí, sin disminución de tamaño. Cada cosa (la luna del espejo, digamos) era infinitas cosas, porque yo claramente la veía desde todos los puntos del universo. Vi el populoso mar, vi el alba y la tarde, vi las muchedumbres de América, vi una plateada telaraña en el centro de una negra pirámide, vi un laberinto roto (era Londres), vi interminables ojos inmediatos escrutándose en mí como en un espejo, vi todos los espejos del planeta y ninguno me reflejó, vi en un traspatio de la calle Soler las mismas baldosas que hace treinta años vi en el zaguán de una casa en Frey Bentos, vi racimos, nieve, tabaco, vetas de metal, vapor de agua, vi convexos desiertos ecuatoriales y cada uno de sus granos de arena, vi en Inverness a una mujer que no olvidaré, vi la violenta cabellera, el altivo cuerpo, vi un cáncer de pecho, vi un círculo de tierra seca en una vereda, donde antes hubo un árbol, vi una quinta de Adrogué, un ejemplar de la primera versión inglesa de Plinio, la de Philemont Holland, vi a un tiempo cada letra de cada página (de chico yo solía maravillarme de que las letras de un volumen cerrado no se mezclaran y perdieran en el decurso de la noche), vi la noche y el día contemporáneo, vi un poniente en Querétaro que parecía reflejar el color de una rosa en Bengala, vi mi dormitorio sin nadie, vi en un gabinete de Alkmaar un globo terráqueo entre dos espejos que lo multiplicaban sin fin, vi caballos de crin arremolinada, en una playa del Mar Caspio en el alba, vi la delicada osadura de una mano, vi a los sobrevivientes de una batalla, enviando tarjetas postales, vi en un escaparate de Mirzapur una baraja española, vi las sombras oblicuas de unos helechos en el suelo de un invernáculo, vi tigres, émbolos, bisontes, marejadas y ejércitos, vi todas las hormigas que hay en la tierra, vi un astrolabio persa, vi en un cajón del escritorio (y la letra me hizo temblar) cartas obscenas, increíbles, precisas, que Beatriz había dirigido a Carlos Argentino, vi un adorado monumento en la Chacarita, vi la reliquia atroz de lo que deliciosamente había sido Beatriz Viterbo, vi la circulación de mi propia sangre, vi el engranaje del amor y la modificación de la muerte, vi el Aleph, desde todos los puntos, vi en el Aleph la tierra, vi mi cara y mis vísceras, vi tu cara, y sentí vértigo y lloré, porque mis ojos habían visto ese objeto secreto y conjetural, cuyo nombre usurpan los hombres, pero que ningún hombre ha mirado: el inconcebible universo.

Sentí infinita veneración, infinita lástima.

-Tarumba habrás quedado de tanto curiosear donde no te llaman -dijo una voz aborrecida y jovial- . Aunque te devanes los sesos, no me pagarás en un siglo esta revelación. ¡Qué observatorio formidable, che Borges!

----------------------------


El Aleph, publicado en 1949, constituyó junto con Ficciones (su anterior colección de cuentos, de 1944), la revelación de Borges dentro de la literatura latinoamericana y mundial, y su conversión casi inmediata en un clásico de nuestras letras, acaso el escritor en lengua castellana más releído del siglo XX y XXI. ¿Qué decir de su estilo donde brilla la erudición y la fantasía sometida a la razón? ¿Qué decir de sus relatos precisos como un teorema matemático? ¿De sus artificios, laberintos, espejos, tigres, dioses olvidados, mitologías, gauchos y compadritos, bibliotecas infinitas, inmortales y teólogos, sueños y duermevelas? El Nóbel de Literatura que pudo ser y no fue, y que nos hace dudar del criterio de selección de Estocolmo, a veces tan incomprensible como el de cierta Academia, no llegó a ver el desarrollo de lo que sería después la World Wide Web y las herramientas 2.0, pero en estos fragmentos que cito (y en otros relatos como Tlön, Uqbar, Orbis Tertius, Funes, el Memorioso, La Biblioteca de Babel…), se siente como un eco, como una memoria del futuro actual. Ya está cerca la Biblioteca que para él era imagen del paraíso, depósito del saber total de la Humanidad, no hecha en papel sino en bits, y también los mundos nuevos creados virtualmente y que reclaman su propia Enciclopedia, y los Mahomas en torre albarrana. ¿Qué sería Borges ahora, sino un blogger, seguramente, y wikipedista, y twittero, pero siempre Borges, el argentino universal?

La Yapa:

miércoles, 22 de abril de 2009

Hoy es el Día de la Tierra

[Yoni]

Aunque este blog es azul, en realidad tiene corazón verde.

La bandera de la Tierra (no oficial)


Hoy 22 de Abril me entero por el logotipo de Google que es el "Día de la Tierra". Recuerdo haber estado escuchando comentarios de ello por estos días, así que me pongo a buscar y leo en Wikipedia que se inició en 1970, por una iniciativa del Senador estadounidense Gaylord Nelson. El objetivo: "... crear una conciencia común a los problemas de la contaminación, la conservación de la biodiversidad y otras preocupaciones ambientales para proteger la Tierra..." Como resultado directo de esta primera manifestación, el gobierno de EEUU creo la Environmental Protection Agency (Agencia de Protección Ambiental - EPA, sí, la misma de la película de Los Simpsons). Luego, bueno, ya sabemos lo que pasó.

Llamar la conciencia acerca del maltrato que hacemos a la Tierra nunca está de más. Después de todo, nuestra supervivencia como especie depende de ello. Aún estamos a tiempo, pero debemos de tener la voluntad de cambiar, sobretodo si vivimos en EEUU, Europa y demás regiones líderes en contaminación.

La Yapa:

martes, 21 de abril de 2009

Coctel de sensualidad peruana

[Homo Videns]

Por favor recuerden limpiar el monitor y el teclado después de ver este video :P.

Video subido por modelosperuanas

Los ingredientes: Karen Dejo, Katty Rojas, Alexia Jeri, Cristina Rodriguez, Paola Ruiz, Maribel Velarde, Daysi Araujo, Jackie Castañeda, Anabel Torres, Sexy Protesta, Susy Y Florcita, Leslie Moscoso, Las Diablitas del Sabor, Sandra G, Claudia Portocarrero, Milena, Jeny Kume, Francesca Gonzales, Francis Aimini, Las Tremendas de la Cumbia, Stephanie Carpio, Lucecita, y de fondo Into A Fantasy (DJ Thoka Mix) de C-Base, en una muestra bastante representativa de lo que se encuentra en el mercado local de fantasías masculinas (y lésbicas también): nuestras muy queridas y no siempre bien ponderadas vedetes y modelos cholas, las que nos acompañan desde los monitores, los calendarios y la publicidad. Sin embargo (digo, es un decir), ¿era necesario que cerraran el video con Susy Díaz y su hija Florcita?
La Yapa:

lunes, 20 de abril de 2009

Mejorando la casa 20/04/2009

[Otros]
En esta serie de posts bajo el título genérico de "Mejorando la casa" estaré llevando el changelog de este blog.

Paso a describir el diseño vigente a la fecha:

Este blog está alojado en Blogspot.com o Blogger.com. La plantilla es una adaptación de la modificación que Sharnee hiciera de la Denim de Blogger, y que escogiera de Suckmylolly, y tiene tres secciones definidas: un panel principal y dos paneles secundarios: a la derecha y a la izquierda. El panel central lo ocupo para los post, mientras que la mayoría de mis widgets están en los costados. Mi color dominante es el azul de fondo con textos en blanco.

La cabecera la forma un colage de imágenes de mis últimos posts, con el logo del blog a la izquierda. En el panel izquiedo tengo los widgets menos pesados: primero mis enlaces de suscripción: al que tengo en FeedBurner, y el interno de Blogger basado en Atom; luego está mi archivo de posts por meses, un blogroll donde pienso poner los otros blogs en que participe o que se me alíen, una selección de posts recomendados de este blog, y un widget de adorno en flash: Chi, el felino protagonista de un anime de hace un par de años (es que me gustan los gatos). El panel central, además de los posts, tiene los siguientes widgets: una frase que cambio a menudo y que trata de resumir lo que está pasando en el blog en ese momento, enlaces para ver mis posts por categoría: [DirWeb] [F-Review] [B-Review] [A-Review] [Yoni] [Ancat] [Agenda] [Pata de Palo] [Homo Videns] [Op. Cit.] [Arena Roja] [La Milanesa] [Otros], algo indispensable pues el espectro de mis temas es amplio, y aún no pienso en separarlos (quizás luego); en la parte de abajo -al final de los posts- encuentras un reproductor de Playlist.com, con selección de "música que me gusta" para que acompañes tu visita. Algo que actualicé recientemente han sido un widget al final de cada post que te permite convertir el texto en palabras, y que encontré en Sonowebs. Curioso aunque la voz sea monocorde. El panel derecho tiene los widgets más elaborados: un contador de visitas, un banner de Google AdSense, un enlace a Earn.to, que te paga por ver publicidad, un enlace a juegos en línea, un formulario de búsqueda en Google, otro para YouTube, mi Lista de Seguidores (aún vacía, sé el primero), un minichat de CBox, un calendario celestial, un banner y una serie de enlaces a páginas de contactos como Amigos.com, entre otros, unas palabras del recurrente, las últimas actualizaciones en mi Twitter, una lista de webs que enlazan este blog, la cantidad de lectores que están en línea ahora, su origen, los botones de los directorios en que este blog está inscrito, la valorización por Sootle de este blog, y mi enlace a mis estadísticas de Motigo.

Esperando verte pronto por aquí, me despido.

viernes, 17 de abril de 2009

Las Conferencias del Doctor Ron: El Pezón, Tipos y Formas

[Pata de Palo]

Terminando con esta recopilación de un trozo de la web pre-2.0, la última de las "conferencias" de tan peculiar doctor.

-----------------------

El Pezón, Tipos y Formas

Hola estimados amantes de las tetas...bienvenidos a una nueva sesión de vuestro mejor amigo, el Dr Ron. En esta ocasión vamos a tratar ese maravilloso mundo de los PEZONES. Si... ese bendito invento de la naturaleza que tanto nos gusta a todos, ese objeto inútil en el sexo masculino pero tan fascinante cuando se trata de las féminas. Vamos a rendirle culto...

Bueno...vamos a ello. Dejadme deciros que no voy a entrar en cuestiones médicas ni de lactancias que no es mi campo, sinó que voy a pasar directamente a un exhaustivo estudio de todo tipo de pezones.

En primer lugar hablaremos de los estados del pezón. Estos pueden ser dos, erecto y en reposo (¿a qué me recuerda eso?) Los pezones pueden entrar en erección por diversas causas, por ejemplo a causa de la excitación (eso me sigue recordando a algo...) o bien a causa del frío (no, ahora si que no).

Una parte importante del pezón es la Aureola, es esa zona más oscura que rodea al pezón propiamente dicho. Hay desde aureolas enormes hasta aureolas minúsculas que apenas destacan del propio pezón.

Los colores...otra gran forma de diferenciar los pezones. Existen colores para todos los gustos. El color normal oscurece el pezón y la aureola con respecto al resto de la teta, pero existen pezones claritos que apenas se ven y otros pezones casi negros que se pueden ver hasta en un día de niebla.
¿Afecta el tamaño de la teta al tamaño del pezón? Pues sí, es evidente, pero no es una regla fija. Podemos encontrarnos con tetas pequeñas con un gran pezón y tetas enormes con un pezón muy pequeño.
Las razas...de todos es sabido que las asiáticas tienen los pezones pequeños y que las negras lo suelen tener grande...pero siempre hay excepciones.

El Amigo César Sánchez de Santo Domingo nos pregunta en el consultorio acerca de lo que los anglosajones denominan "puffies". Se trata de pezones en relieve que no están erectos y que son una maravilla. Os pongo una muestra de esta delicatessen.


No quería despedirme sin poneros unos ejemplos del uso que tienen en realidad los pezones y que todos nosotros conocemos. Por último tres sabios consejos para el buen uso del pezón. Hasta una próxima entrega...un abrazo para vosotros y un magreo para vosotras.



-----------
Tomado de TetasX

La Yapa:

jueves, 16 de abril de 2009

La Orquesta Sinfónica de YouTube, Acto I: Toca tu parte

[Homo Videns]

Ahora, un intermedio musical.

Subido por symphony (Canal Oficial) , también en symphonymx

Anoche por fin la YTSO (YouTube Symphony Orchestra) tuvo su debut en Nueva York, luego de tan sólo tres días de ensayos. La cita fue en el histórico Carnegie Hall; el director, Michael Tilson Thomas; y se tocaron varias piezas clásicas, de autores contemporáneos y una composición hecha para ser estrenada esa noche: Internet Symphony No. 1: Eroica, del chino Tan Dun, por más de 90 músicos de alrededor de 30 países, reunidos (como se recordará) a través del conocido portal de videos en línea (el más popular de internet) hace unos meses. Y sí, suenan bien. Habrá que estar atentos, aunque sea sólo por nuestro compatriota Marco Antonio Mazzini, clarinetista. ¡Felicidades!

Los Consejos de Una verdad incómoda

[Otros]

Al Gore en Una Verdad IncómodaAl final de Una verdad incómoda, el documental protagonizado por el ex – vicepresidente estadounidense Al Gore y al que según muchos George W. Bush le robó la elección del 2000, aparecen varios consejos prácticos de cómo contribuir a reducir el calentamiento global. Los transcribo:
  • Compre aparatos eléctricos eficientes, bombillas; cambie los termostatos para reducir la calefacción y el aire acondicionado
  • Climatice su casa y mejore su aislamiento
  • Compruebe sus facturas eléctricas y haga revisiones y comprobaciones
  • Recicle
  • Compre un coche híbrido, si se lo puede permitir
  • Siempre que pueda, camine o monte en bicicleta
  • Siempre que pueda, utilice el metro o los transportes públicos
  • Dile a mama y a papa que no arruinen tu futuro
  • Y si eres un padre, únete a tus hijos para salvar su futuro
  • Cambie a fuentes de energía renovables
  • Llame a su empresa eléctrica para verificar si ofrecen energía verde. Si no es así, pregunte que por qué no.
  • Vote a políticos que se comprometan a resolver la crisis. Escriba al Congreso y si no le escuchan postúlese usted mismo para el Congreso
  • Plante árboles, muchos árboles
  • Diga lo que piensa en su comunidad. Llame a los programas de radio y escriba a los periódicos
  • Insista en que EE. UU. congele sus emisiones de CO2 y particpe en los esfuerzos internacionales para parar el calentamiento global
  • Reduzca nuestra dependencia del petróleo extranjero
  • Ayude a los granjeros a cultivar plantas para producir combustibles derivados del alcohol
  • Elevar los estándares para el ahorro de combustibles. Exigen la rfeducción de emisiones de los automóviles
  • Y si creen en la oración, recen para que la gente encuentre la fuerza para cambiar. Según un proverbio africano: "cuando rece,mueva los pies".
  • Aprenda todo lo que pueda sobre la Crisis del Calentamiento Global, y ponga en práctica lo que haya aprendido

A fin de cuentas, sólo tenemos un planeta que dejaremos a nuestros hijos.

Acá esta secuencia final, con el fondo de I Nedd to Wake Up, de la oscarizada Melissa Etheridge:


Video subido por xacdo1

La Yapa

miércoles, 15 de abril de 2009

Comisión de la Verdad y Reconciliación

[DirWeb]


QUE NO SE OLVIDE. El 28 de Agosto del año 2,003 fue dado a conocer el Informe Final de la CVR en una ceremonia pública en el Palacio de Gobierno, en Lima. Eran algo más de doce tomos donde se narraban los hechos que caracterizaron los difíciles años de la lucha entre Sendero Luminoso y el MRTA contra el Estado Peruano: las guerrillas, los atentados, las masacres, las torturas, las desapariciones forzadas, las violaciones, los asesinatos selectivos... Casi setenta mil peruanos (militares, campesinos, gente del pueblo, guerrilleros también) muertos por la violencia y la insanía de algunos locos con acaso buenas intenciones. En este sitio web encontramos detalles del trabajo realizado para encontrar respuestas a los porqués de aquellos años terribles, una relación de desaparecidos, entre otras cosas, destacando la transcripción de aquel Informe Final (quizás el documento más importante de la historia reciente del Perú), que todos los peruanos deberíamos conocer. Muchos podrán poner peros a este trabajo pero lo que no se puede negar es que "un país que olvida su historia está condenado a repetirla"... Quizás ya lo estemos haciendo.

domingo, 12 de abril de 2009

Hola Carla – conclusión

[Arena Roja]

He aquí, luego de varias lunas, el final de este intento de historia. No es exactamente lo que le dije a W. que publicaría, pero es lo que es. Continúa si te gusta la literatura explícita. La primera parte aquí.


Hola, Carla
(Parte 2 de 2)

Mientras Arturo iba en combi a su trabajo se puso a pensar que la vida de pareja (pareja pareja, claro) es una serie de pequeñas rutinas y sobreentendidos que gradualmente pasan a reemplazar a la pasión inicial; es lo que se podría llamar la madurez del amor, con todos sus dulzuras y peligros. Pensó que tal vez ya estaba llegando a ese punto con Benjamín, y era tiempo entonces de ir pensando en un futuro juntos, más allá de noches apasionadas y sus excesos ocasionales. Quizás la búsqueda de un sitio mejor donde los dejaran estar juntos y hacer familia. Hay pero es tan difícil llegar allá.

Este último pensamiento le desanimó pues, con todo, le dolería mucho separarse más de su tierra, de sus colores y olores tan conocidos y entrañables. Mas hay que hacer sacrificios, y si era necesario haría todos los que hicieran falta para conservar su amor, como le había dejado claro a su “gatito” en el asiento trasero de aquel bus de la mañana. Si lo tenía a él no necesitaba de nada ni nadie más.

Las calles pasaron por la ventanilla y Arturo reconoció un cine al que no había entrado nunca.

–Choche –le dijo al cobrador–, préstame tu diario.

Con el diario en la mano, se acomodó para revisar la cartelera: alguna cosa buena habría, y la encontró, anotándola en un trozo de papel. Sonrió, era cerca de su departamento, así que les daba tiempo de salir a comer algo antes. Sacó su celular y empezó a digitar:

hi gatito una pela? tvo a las 9.00 en la plaza valdivia? besos chau arturo

Y la respuesta de Benjamín un momento luego:

OK ^_^

Con la satisfacción del deber cumplido, Arturo devolvió el diario. Y recordó cómo había visto a sus gorriones en el departamento antes de salir (benditos sean), tomándose un pequeño descanso, juntos sobre la barandilla. Se veían felices, y Arturo sintió (como nunca antes) que todo a partir de ahora iría bien.

***************

La tarde se le hizo larga a Arturo, pero ligera. Estaba de inmejorable humor, casi silbando mientras hacía su trabajo. Era viernes y se notaba; aunque había comenzado gris y con pésimo pronóstico, las nubes se habían ido y el sol brillaba que daba gusto.

Y llegó la hora de irse. Ya unos compañeros estaban hablando de salir a juerguear por allí, y Arturo se disculpó diciéndoles que ya tenía un compromiso, declaración que desembocó en la esperada chacota : “Ah, ya. Tienes novia y no invitas… Buena, varón, otro día quedamos con ella más”. Arturo sólo sonrió, imaginando la cara de tarados que pondrían cuando les dijera, y la de su familia y el resto de la gente. Pero no hoy:

–Hasta mañana, se portan, eh.

Como el día, la noche pronosticaba cosas buenas: “La primavera” –se dijo Arturo– “pero acá no hay auténtica primavera, sólo es una forma en que llamamos a esta época más templada entre septiembre y diciembre pero que aún no es verano… Pero igual se siente bien”. Ni siquiera el minibús atestado que lo llevaría al lugar de su cita lo desanimó: estaba contento.

Sin embargo… cuando pasaba mirando distraídamente por la ventanilla una hilera de restaurantes, cabinas y hostales en la Avenida Risso, lo vió: era Benjamín que salía de una tienda y caminaba en dirección contraria al paradero, doblando una calle menos transitada. ¿O se equivocaba? Aguzó la vista mientras el minibús demoraba en la esquina: la misma chompa con que se fue a la Universidad en la mañana, su mochila y en la cabeza la gorra que le había regalado en su cumpleaños. No había duda, pero ¿a dónde iba?

–¡Baja, baja! –gritó.

¿Habría olvidado su cita con él? ¿Estaría buscando a alguien? Arturo tomó su celular sin perder de vista a Benjamín, que definitivamente caminaba con la seguridad de ir a algún sitio, pero no a la Plaza Valdivia. Llamó y sólo le respondió la grabación de los celulares apagados. “¡Qué raro!”, pensó Arturo y comenzó a seguirlo de lejos…

Benjamín entró a un hostal, fue como si le metieran corriente a Arturo: “¿Qué significa esto?”, pensó, sin decidirse a acercarse. Vio una ventana iluminarse en el segundo piso, como atontado, sin saber qué hacer sino volver a llamar a Benjamín: nada, y nada otra vez.

¿Estaría mal, es que ahora a él le tocaba ver “cosas” y estaba allí como idiota persiguiendo a quién sabe quién mientras su Benjamín lo esperaba para ir al cine? Tenía que estar seguro, así que entró al hostal y en la recepción le preguntó a la señorita si su amigo Benjamín Ulvia se había registrado.

–Ahh, aquel joven alto y simpático, claro –dijo la recepcionista–. Déme su nombre para aunciarlo, por favor.

–Arturo Amaya.

–Espere –respondió la chica, mientras tomaba el teléfono y marcaba el anexo de la habitación de Benjamín. Arturo pudo ver: 22.

Pasaron unos segundos.

–¡Qué extraño! –dijo–. No contesta.

–Estará acompañado –dijo Arturo, simulando indiferencia.

–Nada que ver, llegó solo… y nadie más ha subido.

Arturo, entonces, se decidió:

–Déjelo, subiré a verle, me está esperando –dijo Arturo.

Y sin hacer caso de la negativa de la chica irrumpió por las escaleras, mientras detrás de él se formaba un revuelo al llamar la recepcionista al cuartelero. Arturo no hizo caso, apurado llegó al pasillo donde a cada lado se sucedían las puertas numeradas, y llamó a la número 22. Nadie contestó. Cuando llegó el cuartelero, molesto por la intromisión, le dijo:

–Es mi amigo, quedamos para hacer un trabajo de la Universidad.

–¿Ah sí? –contestó el cuartelero–. ¿No podía esperar, señor? Para eso están los anexos.

–Pero si no contesta.

–Por algo será.

–Tampoco responde cuando le toco… Quizás le pasó algo.

El cuartelero tocó la puerta:

–Deje ver… Señor Ulvia, tiene visitas… Señor Ulvia.

Silencio.

–¡Qué extraño! –dijo el cuartelero y sacó sus llaves– Ahora veremos.

Cuando se abrió la puerta encontraron a Benjamín en el suelo convulsionando en medio de su vómito. En el velador una botella de gaseosa de limón y varios sobres vacíos de veneno para ratas.

–¡Carajo! –gritó el cuartelero– ¡No salga de aquí, voy a llamar a emergencias!

Arturo sentía vértigo, sin saber qué hacer sino agarrarse de la pared para no caerse. Del primer piso se oía el revuelo en la recepción, y más al fondo del pasillo un par de puertas que se abrían curiosas. Benjamín seguía retorciéndose, y Arturo se le acercó para sentarlo. Y entonces vio la carta encima de la cama, como un gorrión muerto. Casi fue sin pensarlo: el rumor de los otros cuartos se acercaba y Arturo la tomó y la escondió en su bolsillo.

***************

Las sustancias fosforadas que son el ingrediente principal de los raticidas no son de efecto muy rápido. Una persona (y hay muchas que lo hacen) que trata de suicidarse de esa manera demora horas en lograrlo, tiempo suficiente para ser salvados por sus familias. Por ello es común que escojan hostales anónimos o casas vacías para asegurarse de no recibir auxilio. Lo peor es el dolor, el sentir la garganta y el vientre como quemados de ácido, para luego desmayarse y poco a poco morir: no es una muerte tranquila como la de los barbitúricos. Sin embargo Benjamín había exagerado: había vaciado cinco sobres, pero había tenido suerte, si buena o mala es otra cosa. Por su lado Arturo la pasó mal en la comisaría tratando de explicar la forma en que lo había encontrado, qué relación tenía con él, y cómo había llegado tan providencialmente. Cuando entendieron que no había nada más qué preguntarle, lo dejaron irse indicándole a qué hospital habían llevado a su compañero. Sin embargo Arturo lo postergó para el día siguiente: necesitaba descansar.

La mañana de ese sábado Arturo se levantó tarde. Trató de encontrar a Benjamín acostado a su lado, pero entonces recordó que estaba en el hospital. Y también la razón, y se sintió mareado. Pero tenía que sobreponerse e ir. Se preparó algo rápido para desayunar, se vistió y salió a la calle iluminada por un sol radiante, llena de gente yendo a trabajar o de paseo. Al tomar la combi para el centro recordó de pronto que esta vez no se había fijado cómo habían amanecido los gorriones de la ventana del departamento. Se encogió de hombros y se hundió en los pensamientos que lo habían acompañado al acostarse la noche anterior. Sabía qué debía decir, sólo esperaba que Benjamín ya estuviera conciente.

Para Arturo los hospitales eran lugares desagradables por la vecindad del dolor y de la muerte, una sensación que se le impregnaba como el olor del cloro. Al llegar a la recepción Arturo encontró a varias personas que como él venían a visitar a algún enfermo, incluida una mujer histérica que exigía que le dejaran pasar a ver a su marido. Lloriqueaba mientras un par de jóvenes le agarraban de los brazos: “Mamá está con él –le decían–: no te necesita”.

–Arturo –oyó que le llamaban a sus espaldas.

Al voltearse una cara conocida de su adolescencia se le presentó. Llevaba un poco de fruta en una bolsa: manzanas y peras.

–¿José? –le reconoció Arturo–. ¡Cuánto tiempo! ¿Qué haces acá? ¿Tu mamá está enferma?

–¿Mi mamá? –se sorprendió su amigo– No, hermano. Estoy por mi esposa y mi hijo. Anoche nació.

Arturo no pudo evitar sorprenderse:

–¡Noooo! ¿Eres padre? ¿Cómo pasó?

–Como siempre pasa. Tú no te enteras de nada desde que te mudaste del barrio con tu enamorada. ¿Y cómo está Rosa?

–En Italia desde hace dos años y medio.

José se abochornó un poco, y trató de disculparse:

–Ah, bueno, disculpa, yo no sabía.

–No, descuida… Le había salido una gran oportunidad de trabajo. ¿Cómo podía retenerla si era lo que siempre había soñado? Viajar, conocer el mundo… El tiempo que estuvimos juntos lo disfrutamos mucho, y nadie te quita lo bailado.

–¿Eso quiere decir que estás viviendo solo?

Arturo recordó a Benjamín:

–No. Me acompaña su primo que vino a estudiar acá. Llegó cuando aún estaba ella y pues… me ayuda con el alquiler y a cuidar el departamento. Es un pata tranquilo… aunque creo que ahora volverá con su familia.

–Ah, ya veo… ¿Y a quién vienes a visitar tú?

–A un amigo del trabajo que se accidentó –mintió Arturo. Deseaba no tocar el asunto de Benjamín, mientras meditaba la manera cómo esos rostros del pasado venían a reencontrarlo justo en ese momento. Rosa, la chica con la que había estado tanto tiempo, de la cual hacía mucho no se acordaba, y con la que había pensado casarse y tener hijos. Y ahora este José, el gordito vecino de su cuadra en San Eusebio donde se había criado… él sí casado y papá en estreno. Mirándolo bien, el matrimonio lo había asentado: se veía muy confiado, muy maduro–. ¿Y quién es tu mujer? –le preguntó.

–Marita, la que trabajaba para don Cosme.

Arturo recordaba a Marita: pequeña, esbelta y muy simpática: una princesa del arenal. Recordaba algo más: un precioso lunar junto a su pezón izquierdo y la forma en que temblaba cuando la acariciaban, y cómo siempre apartaba su mano cuando él quería llegar más allá.

–¡Noooo! –exclamó– ¡Perro con suerte!

–Sabía que pondrías esa cara. Pero tú la dejaste. Y cuando te fuiste, pues… ya entiendes.

En realidad por alguna razón se sentía feliz por José y por Marita. Y también por Rosa en Italia. Y por Rocío, Sofía, Adriana y las otras chicas con quienes había compartido esos años de su primera juventud, las que le habían abierto a veces su corazón, a veces sus cuerpos, a veces ambos. Se había desligado mucho de ese mundo, llevado por Rosa a ambientes más sofisticados pero también (y eso le parecía claro ahora) más fríos. Y después se había ido reduciendo su mundo más y más en la medida que se encerraba en su amor por Benjamín, saludando sólo por cortesía a los vecinos de su edificio de los que apenas recordaba sus apellidos rimbombantes, con ocasionales salidas de fin de semana con sus compañeros del trabajo. Pero allá en San Eusebio tenía tíos y primas a los que no había visitado desde que se fue peleado hace tantos años. Y amigos también que estaba seguro lo recibirían con varias cajas de cerveza.

–¿Sabes, José? Dame el número de la habitación donde estarás y daré una vuelta más rato para saludar a tu señora.

***************

Después de hablar con el médico a cargo, Arturo halló a Benjamín entubado pero conciente.

–Tus padres ya deben de estar llegando de Arequipa –le informó Arturo–. No pude evitar que se preocuparan, así que prepárate para las escenas.

Benjamín bajó los ojos, sorprendido.

–No te preocupes, no me quedaré a esperarlos… Supongo que querrás volver con ellos.

Benjamín lo miró. Arturo suspiró.

–Tu mamá me echó en cara que no te haya cuidado. Yo le dije que lo lamentaba mucho, y que si no me había entendido bien, fui yo quien te salvó la vida.

Benjamín no parecía agradecido.

–Bien, acá les dejaré una nota diciéndoles que estaré alistando las cosas para que se queden en el departamento –Arturo sacó una carta, y Benjamín abrió aún más los ojos–. ¡Vaya! Creo que me equivoqué. A ver ¿qué es esto? Ah, sí, tú lo sabes, ¿no? ¿Te lo leo?

Benjamín negó con la cabeza. Arturo acercó su cabeza al oído de Benjamín y comenzó:

A LAS AUTORIDADES: YO BENJAMIN ULVIA DECLARO QUE ME AUTOELIMINARE PORQUE NO SOPORTO SEGUIR ASI SOY UN CRIMINAL Y MEREZCO QUE DIOS ME CASTIGUE. SINO CARLA SEGUIRA ACOSANDOME PARA SIEMPRE POR HABERLA MATADO YO Y MI AMANTE ARTURO A ELLA Y NUESTRO HIJO QUE ESTABA ESPERANDO. ELLA QUERIA QUE ME FUERA A VIVIR CON ELLA ARTURO DIJO QUE COMO NOS SEPARARIAMOS POR ESA PUTA QUE NI ERA MI HIJO. Y LA MATAMOS Y NOS DESHICIMOS DE SU CUERPO MACERANDOLO EN ACIDO. Y SUS DOCUMENTOS LOS VENDIMOS A UN CHACAL PARA QUE VENDIERA LA VISA A ESPAÑA A ALGUIEN. ASI QUE PARA TODOS ELLA SIMPLEMENTE SE FUE DEL PAIS SIN DECIR NADA Y NO VOLVIO. SOMOS CULPABLES. QUE DIOS SE APIADE DE MI POBRE ALMA.

BENJAMIN ULVIA

Cuando Arturo terminó se guardó la carta y le dijo a Benjamín:

–¡Vaya cuento, hermano! ¡Toda una novela! ¿De dónde la sacaste?

Benjamín rehuyó los ojos.

–¡Pequeño hijo de puta! ¿Así que yo era tu amante y ella era la firme? Esa… regalada, esa… fumona. ¿Qué no te conté que todos en el canal habían pasado por ella? ¿Y tú sigues pensando que era tu hijo? Sólo otro hijo de puta. Una auténtica perra. A la semana siguiente ya nadie la echaba de menos. Bailarinas sin talento hay de sobra.

Benjamín se agitó.

–Ahora te acosa, ¿no? Bonita cojudez. La ves en la televisión, la ves en la calle. Talvez está aquí también. ¡Estás loco, Benjamín! ¡Estás loco como una cabra!

Benjamín ya no reaccionó. Arturo dejó la nota correcta en su velador y volvió a acercarse al oído de Benjamín:

–No sigas diciendo esas cosas tan extrañas, hermano. Acabarás en el manicomio. Les dije a tus padres que talvez habías tenido una decepción amorosa con una de tus compañeras de las prácticas. Déjalo así, es consejo de un amigo.

Se levantó y salió al pasillo. Un par de señores lo abordaron a la entrada del ascensor:

–¿Dónde es, joven Arturo? –le exigió la señora Ulvia.

–Es el último cuarto a la derecha. No se preocupe, señora. El doctor me ha dicho que se recuperará, pero que estará sin habla ni coordinación motora un tiempo. Necesitarán cuidarlo en casa cuando le den de alta en unos días. Iré al departamento ahora para alistar dónde se quedarán hasta entonces.

–¿En su departamento, joven? –protestó la señora– No podemos hacer eso.

–Bueno, será por unos días. Pueden quedarse en la habitación de Benjamín, él paga la mitad del alquiler de todos modos. Luego podrán llevárselo a Arequipa. Creo que allí podrá acabar de recuperarse.

–Gracias, joven –le estrechó la mano el señor Ulvia–. No sé qué haríamos sin usted. Primero Rosita, y ahora nuestro Benja.

–No tiene de qué –replicó, humilde, Arturo–. A su sobrina yo la quise mucho, y Benjamín es para mí como familia. Ahora vayan, los está esperando. Y me llaman cuando quieran ir a descansar al departamento.

Arturo pensó, al verlos entrar en el cuarto de Benjamín, que serían unos días largos, pero que igual pondría su mejor cara para este último acto de la farsa. En poco tiempo confiaba en que Benjamín saldría de su vida como antes había salido la esnob de su prima. Era hora de cambiar, quizás de volver al barrio.

***************

Después de las excesivas muestras de afecto que le dio Marita en presencia de José, su marido (“Aguanta, chochera. Este culito es mío, eh…”), Arturo salió con información actualizada de quién se había casado o juntado y quién divorciado o sido adornado en el barrio, cómo sus tíos preguntaban por él renegando de la creída de Rosa ( “Seguro que si vas por allá matan un chancho”, comentó José), en fin, hasta sacarle el compromiso de ir por allá al día siguiente, domingo. Arturo dijo que iría encantado.

–Y si puedes, lleva al primo de Rosa –dijo Marita–. Apuesto que es tan guapo como ella. Tengo hermanas menores, ¿recuerdas?

–Ahhh… no creo que pueda. Sus padres han venido a visitarlo.

–Bueno, será en otra ocasión.

Ya en la calle Arturo se sintió más libre. Estaba harto de amores complicados, como los que había conocido con los Ulvia. Deseaba algo más básico, más limpio, algo como lo que tenían Marita y José. Salir más, bailar mucho, ser como era antes. Un trasero cimbreante fue a distraerlo de estos pensamientos (¿ahora él estaba viendo visiones?): pero no, no era Carla. Se le parecía sólo por esa forma de moverse como ruca, que tanto había conocido cuando estaba aquella haciendo sus pininos como aspirante a vedette. En esos días (en realidad hacía un par de años) Carla se metía en todo, y con todos los que podrían ayudarla a lograr su sueño. Pero al final no pasó de bailarina en un programa a punto de ser cancelado luego de que se le frustara un ampay que había planeado con un futbolista. Meses después ya se decía que había empezado a prostituirse como varias de sus colegas. Y también a aspirar cocaína. A Arturo le daba un poco de pena, pues se había estado consolando del abandono de Rosa con ella un tiempo, siendo así cómo se conocieron Benjamín y ella. Luego Arturo pasó a estar con Benjamín, y choteó a Carla poniendo varias excusas. En realidad, Carla no parecía demasiado despechada: siguió con su carrera en otro canal, y sólo unos meses antes reapareció en su vida cuando se encontraron por “casualidad” en un concierto. Quizás Carla había averiguado que Benjamín venía de una familia rica y pensara aprovecharse; en todo caso ella lo negó hasta la muerte. Una tarde llegó al departamento y exigió ver a Benjamín: Arturo no entendió. Y fue la revelación de que habían venido saliendo un par de meses, y que ella estaba embarazada: “Es tuyo, Benji. Es tuyo”, decía. Y que necesitaba ayuda pues no podía afrontarlo sola, sin familia, sin amigos. “Ven a mi departamento, allí nos podemos acomodar”. Benjamín estaba en shock. Arturo respondió por él: “No te preocupes, Carla –le dijo–. Ve a tu casa. Yo veré que este señorito te cumpla”. Logró calmarla y que se marchara. Cuando se quedaron solos, Arturo recibió la llorosa confesión de Benjamín. Pero Arturo no estaba molesto por su “gatito” sino por la perra de Carla. La conocía y no le creía nada de lo que decía. Pasaron unos días y entonces recibieron los resultados de unos análisis de embarazo y una carta de Carla exigiendo que Benjamín le cumpliera, y también insinuando que sabía lo que pasaba entre él y Arturo. Eso terminó de destruir los nervios de Benjamín, y entonces Arturo le propuso lo que tenían que hacer para no ser separados. Esa noche visitaron a Carla en su casa.

Arturo ahora pensaba que debió dejar que Carla se saliera con la suya. Benjamín se hubiera ido con ella unas semanas, la familia Ulvia en Arequipa se habría enterado, Carla hubiera pedido dinero para dejar tranquilo al pequeño Benja y hacer una pequeña visita a un doctor especializado, y todo listo. Benjamín se mudaría aparte y Arturo haría su vida con alguien más fiel y menos pusilánime. Bien dicen que el amor te vuelve idiota.

Arturo reemprendió su camino, mirando distraídamente la gente que iba y venía, hasta que su atención se detuvo en una tienda de electrodomésticos usados que exhibía en su vidriera varios televisores viejos restaurados. Un partido de fútbol había comenzado y se puso a verlo. Entonces, reflejada en la vidriera vio otro rostro conocido de su pasado. No era José, no era Marita, no era Rosa ni Rocío, Sofía, Adriana, alguna de las varias chicas que deseaba ver de nuevo, o alguien de su familia en San Eusebio, sino un rostro más reciente. Pero él no era Benjamín y no flaquearía, aunque mucho tuviera que esforzarse para que su voz sonara firme y serena. Se volteó y dijo como esa noche hace unos meses:

–Hola, Carla.

F I N


-------------------------------

Lo dije: no iba a ser un final precisamente feliz. La primera parte aquí.

Lodger: con un solo ojo

[Homo Videns]

El grupo finlandés Lodger ha logrado convertir sus videos realizados en flash en clásicos del internet. Estos son Doorsteps, I Love Death, God Has Rejected the Western World y 24h Candy Machine, todos caracterizados por incluir escenas fuertes y explícitas de sexo, violencia, violación y alcohol, en animaciones simples y contundentes.

Doorsteps, la pequeña historia de un tipo hechado de su casa por su pareja, que incluye la muerte accidental (y resurrección a lo zombi) de su pequeño perro.



Video subido por Mateusz99


I Love Death, una sátira cruel de la vida de un hombre "común", desde su desafortunada concepción hasta su vejez.


Video subido por ayoria2

God Has Rejected the Western World, una reconvención nihilista de nuestra sociedad.


Video subido por 123dennie

24h Candy Machine, acaso la más fuerte. Habla de la utilización de la mujer como un objeto sexual.

Video subido por batata1

sábado, 11 de abril de 2009

El Angel y el Ermitaño, cuento cristiano medieval de La Tebaida

[Op. Cit.]

En estos días de Semana Santa no se me ocurrió nada mejor que compartir esta pequeña joya de la narración corta. Se podrá o no estar de acuerdo con su mensaje pero es evidente que es un cuento bien escrito. Nada de “Copy and Paste”, todo tipeado por mí mismo.


El Angel y el Ermitaño


Vivía en Egipto un ermitaño que desde su más tierna juventud se había retirado a la soledad, pasando toda la vida en el ayuno, las lágrimas y la oración. No conocía el mundo, pero lo poco que recordaba de él le llenaba de asombro. Vemos a Dios, se decía, colmar de dones a los que menos le sirven y no conceder nada a los que le invocan con más ardor. La fortuna de los hombres no tiene nada de estable: cambia como las estaciones del año, pero sin que podamos adivinar la causa ni la época de los cambios. Sin duda que Dios no hace nada sin motivo: pero ¿quién podría explicarme sus juicios misteriosos? Iré al mundo y veré si encuentro un hombre que me sepa dar razón de ello, pues este pensamiento me atormenta tanto que no lo puedo soportar.

Aunque no conocía el país, cogió su cayado y se puso en camino, marchando en línea recta. Al cabo de cierto tiempo encontró una senda y la siguió; había dado solamente unos pasos cuando notó que alguien iba tras él. Se volvió y vió a un joven que se acercaba rápidamente. Era hermoso y bien formado, parecía servidor de un gran señor; iba en traje de viaje y en la mano llevaba una azagaya. Cuando llegó junto al anciano le saludó, y éste le dijo deteniéndole:

–¿A quién perteneces, hermano?

–Pertenezco a Dios –contestó el joven.

–En él tienes un buen señor; y, ¿dónde vas?

–Tengo amigos en este país a los que voy a visitar.

–Si pudiera acompañarte, sería para mí una gran cosa, pues esta tierra me es completamente desconocida.

–Con mucho gusto, padre mío; os conduciré con seguridad.

Siguieron su camino, el joven delante, el ermitaño algo más atrás diciendo sus plegarias.

Anduvieron hasta la noche, en que fueron alojados por un ermitaño que les acomodó lo mejor que pudo y les dio parte de todo lo que tenía. Después de la cena, mientras se entregaban a la oración, su huésped se ocupó algún tiempo en lavar y secar la copa en que les había dado de beber y que parecía tener en mucha estima. El joven se fijó en el lugar en que la guardaba, y mientras el ermitaño miraba hacia otro lado, se apoderó de ella. Al llegar el día, se marcharon y cuando estuvieron de camino enseñó la copa a su compañero.

–¿Qué has hecho? –exclamó éste–; devuélvela en seguida.

–Callad, padre mío –dijo el joven–, y aprended a no asombraros de nada de lo que veáis hacer.

Hablaba con tal autoridad que el ermitaño no osó replicar y le siguió, bajando la cabeza.

Al anochecer llegaron a una ciudad; pidieron hospitalidad, pero no la encontraron por ninguna parte, pues no tenían dinero y aún hoy puede verse a menudo que se ama más al dinero que a Dios. Había llovido todo el día: los dos viajeros, cansados y empapados, llamaron a una casa grande e intentaron hablar al dueño, pero en vano, porque no accedió a recibirlos.

–Resignémonos –dijo el ermitaño–; he aquí un resguardo que al menos nos protegerá de la lluvia.

–No –dijo el joven–, nos recibirán.

Tanto llamaron, gritaron e imploraron, que les abrieron de mala gana. La sirvienta les señaló un poco de paja bajo un escalón.

–Podéis descansar ahí hasta por la mañana –dijo.

No tenían ni lumbre ni luz ni habían comido ni bebido en todo el día. El dueño de la casa, rico usurero, vivía con desahogo, pero no hubiera dado por amor de Dios ni un solo denario. Aquella noche dejó unos pocos guisantes de su cena; la sirvienta les llevó estas sobras, que fueron toda su comida. Cuando llegó el día el ermitaño dijo:

–Vámonos.

–Primero hay que dar las gracias a nuestro huésped –contestó el joven.

Y subiendo a la habitación del burgués le dijo:

–Venimos a despedirnos; aceptad esto a cambio de vuestra hospitalidad.

Y le tendió la hermosa copa de que había despojado al huésped de la víspera. El burgués la tomó muy contento y los dos viajeros se fueron.

–¿Ha sido para burlarte de mí –preguntó el ermitaño cuando estuvieron en el campo– por lo que has obrado de una manera tan extraña? ¡Quitas su copa al excelente hombre de ayer para dársela a este usurero que tan mal nos ha tratado!

–Mucho más veréis, padre mío –dijo el joven–. No conocéis el mundo, no sabéis lo que está mal y lo que está bien.

Siguiendo su camino llegaron a un puente en el que se encontraba un anciano implorando la caridad de los que pasaban.

–Más allá hemos de llegar a una encrucijada –le dijo el joven, deteniéndose ante él–. De los caminos que allí se cruzan, ¿cuál debemos seguir para llegar a la ciudad?

–El de la derecha –respondió el mendigo.

Y se volvió hacia ese lado para indicárselo. En aquel momento, el joven, que se encontraba detrás de él, le dio un fuerte empujón en la espalda y desde lo alto del puente, que no tenía protección, le precipitó en el río, muy impetuoso en aquel lugar. Le miró ahogarse con aire satisfecho y después se unió al ermitaño que, mudo de terror y temiendo para sí mismo una suerte análoga a la del enemigo, le siguió toda la jornada sin decir palabra.

La ciudad a la que llegaron al anochecer era rica y próspera. El joven, que conocía a las gentes, fue derecho a una casa donde sabía que serían bien recibidos. En efecto, les dispensaron una buena acogida, pues el dueño y su esposa eran espléndidos y hospitalarios. Ya no eran jóvenes y no tenían más que un hijo, nacido tardíamente, aún de corta edad y al que ambos amaban por encima de todo. La cuna estaba en la misma habitación a que fueron conducidos los viajeros después de cenar. Durante la noche, el niño lloró y los despertó. El ermitaño vio a su compañero levantarse, acercarse a la cuna, estrangular al niño y luego volverse a la cama y dormirse. En cuanto a él, horrorizado, no pudo cerrar los ojos. Pero cuando llegó el día le dijo el joven:

–Daos prisa, conozco una puerta por la cual podemos huir antes de que se den cuenta de la muerte de este niño.

El ermitaño le siguió y le acompañó aquel día, no atreviéndose a separarse de él, pero convencido de que iba en compañía de un demonio.

El cuarto día pidieron asilo en un monasterio. Los monjes les dieron una buena cena y albergue, pues eran ricos en rentas y en tierras y los edificios que habitaban eran amplios y magníficos. Llegada la mañana, los viajeros se vistieron y se calzaron; al salir de la habitación, el joven prendió fuego a la paja de su lecho; como había mucha paja y la habitación era pequeña, el fuego la invadió en seguida. El ermitaño, espantado, corrió tras él. Cuando llegaron a lo alto de un otero que dominaba la comarca, el joven se detuvo:

–¡Mirad –dijo, volviéndose– qué bien arde ese monasterio y qué llamas arroja!

El ermitaño se golpeó el pecho y, mesándose la barba:

–¡Ay! –gritaba–. ¿Por qué habré nacido?, ¿por qué habré vivido hasta hoy?, ¿por qué habré abandonado mi retiro?, ¿por qué habré seguido a este fatal compañero? Heme aquí cómplice suyo, heme aquí asesino, incendiario. ¡He perdido mi vida y mi alma, este mundo y el otro! ¡El diablo me ha seducido y me ha llevado a la perdición! ¡Ay, ay!

Cuando se desesperaba de este modo, el joven le tocó en la espalda y le dijo:

–Os equivocáis, padre mío, no soy lo que creéis y todo lo que hecho tiene una razón: Escuchad: sé lo que os ha hecho abandonar vuestro retiro: no podíais comprender los misteriosos juicios de Dios; habéis querido salir al mundo y encontrar un hombre sabio que os explicara el secreto. Era una tentación del enemigo, y os hubiera perdido si Dios, a causa de vuestra larga penitencia, no hubiese tenido piedad de vos y no os hubiera enviado un ángel para iluminaros. Yo soy ese ángel; te he enseñado lo que querías saber, lo que ibas a buscar al mundo; pero no lo has comprendido; te lo voy a explicar: Has murmurado viendo que quitaba su copa, que tanto apreciaba, al ermitaño que nos recibió el primer día. Aquella copa hubiera sido su perdición. No tenía más cosa que aquélla y la amaba por todo lo que no poseía. Ya viste cómo, a la hora de la oración, se preocupó de lavarla y secarla en lugar de pensar en Dios. Y Dios quiere que no se le ame más que a él, sobretodo para un ermitaño o un religioso que ha renunciado al mundo. Él había puesto su corazón en la copa; Dios quiso por eso que la perdiera, para que perteneciera al cielo por entero. Di aquella copa al usurero que nos recibió de tan mala gana porque su limosna, por pequeña que fuera, debía tener una recompensa. El día del juicio, viéndose condenado, hubiera podido preguntar: ¿Es justo Dios? He albergado a sus pobres y no he sido retribuido. La limosna de un usurero no vale nada ante Dios; no se puede salvar si no restituye lo que ha ganado. Si hace alguna obra de misericordia con sus bienes mal adquiridos, si alberga y alimenta a un pobre, Dios se lo devuelve de una mano a otra, es decir, en esta vida; no tendrá nada que reclamar más tarde. El mendigo que ahogué había vivido bien hasta entonces y no tenía malos propósitos. Pero de haber seguido su camino, hubiera encontrado aquel mismo día una tentación a la que no hubiera resistido y habría cometido un crimen que hubiese perdido su alma. Haciéndole morir antes, le salvé, y ahora da gracias a Dios en el cielo. En cuanto al niño, has de saber que su padre y su madre, en veinte años que llevan juntos, han dado ejemplo de todas las virtudes. Daban tanto a los pobres que les quedaba poco para ellos. Deseaban ardientemente un hijo que fuera su heredero y a quien educar en el santo temor del Señor. Dios les concedió lo que pedían, pero la llegada del niño cambió insensiblemente su corazón. Aunque la caridad no se extinguió en ellos, disminuyó de día en día; temían menguar la herencia de su hijo dando a los pobres. El padre no pensaba más que en ganar; para acrecentar el patrimonio de aquel niño iba camino de usurero. Esta idea le había penetrado ya el corazón y estaba a punto de perder todo el beneficio de su larga piedad y de preparar al mismo tiempo la ruina del alma de su hijo. El niño, que aún era inocente, se ha salvado, y sus padres, no teniéndole ya, entregarán su corazón a Dios y reanudarán sus buenas obras. Dios ha concedido a los tres una gracia muy grande. Cuando el monasterio donde hemos dormido fue fundado, los monjes no tenían ni rentas ni tierras y no se preocupaban, pues confiaban en la bondad de Dios; Dios era su único proveedor. Entonces llevaban vida santa; de la mañana a la noche nada les turbaba en sus oraciones. Pero las limosnas que les atrajo su reputación de santidad los fueron corrompiendo poco a poco; se preocuparon de mil asuntos; no quería sino aumentar su riqueza; olvidaron su regla; descuidaron a los pobres; se hicieron incluso desleales e injustos. Cada cual quería ser dignatario, abad, preboste o cillerero; la envidia y la codicia les devoraban; en su refectorio, en sus estancias, no se veía sino fausto y vanidad. Dios ha querido que perdiesen todas sus riquezas y volvieran a ser pobres como antes. El verdadero religioso ha de ser indigente; Dios habita en la casa de los pobres. Ahora no se distraerán en sus plegarias; no codiciarán dignidades que nada significan; construirán un monasterio menos hermoso, pero adecuado; los pobres obreros que necesitan para ello ganarán esos denarios que para los monjes no son más que un estorbo. He aquí por qué he provocado el fuego que contemplamos. Ahora me voy. Piensa en la lección que Dios te ha dado. Vuelve a tu retiro y haz penitencia.

Diciendo estas palabras, el joven cambió de apariencia, convirtiéndose en un ángel luminoso, y subió al cielo cantando ¡Gloria in excelsis Deo! El ermitaño no hubiera querido ya separarse de él; le parecía que no le había escuchado bastante. Se tendió en cruz por tierra y dio gracias a Dios por el beneficio que le había hecho. Regresó a la ermita que había abandonado locamente y pasó en ella el resto de su vida. A su muerte, Dios recibió su alma y la coronó en el paraíso. ¡Ojalá tengamos en este mundo tal deseo de bien obrar que gocemos en el otro de esa plena claridad por la cual conoceremos al hombre y a Dios!

Antología de cuentos de la literatura universal. Bilbao, 1955. pp. 64–67

---------------------------------
El doctor Ramón Menéndez Pidal fue el encargado de la antología de la cual este cuento ha sido extraído. Ya otra vez, en mi devenir de lector calichín, confundí su nombre por otro mencionado por el mismísimo Borges: “…Nadie puede compilar una antología que sea mucho más que un museo de sus «simpatías y diferencias» –sentenció–, pero el Tiempo acaba por editar antologías admirables. Lo que un hombre no puede hacer, las generaciones lo hacen… No hay antología cronológica que no empiece bien y no acabe mal; el Tiempo ha compilado el principio y el doctor Menéndez y Pelayo el fin…” (Elogio de la Sombra, Prólogo). Es famoso el sentido borgiano de la ironía. El Ángel y el Ermitaño (que está en las partes iniciales de este libro, que por grosor y papel usado más parece una biblia), fue expuesto por el buen doctor Menéndez Pidal como ejemplo de la manera cómo los cuentos tradicionales se adaptan a cada época y lugar, lo que los hace el género viajero por excelencia, trazando en su introducción el origen de muchas historias occidentales hasta el Indostán y la Mesopotamia. El Angel y el Ermitaño, al parecer de origen judío, es también un gran modelo de cómo construir una historia corta.

miércoles, 8 de abril de 2009

Parodia de Womanizer, por MadTV

[Homo Videns]
Womanizer (Mujeriego) fue el retorno de Britney Spears después de tantos escándalos y locuras. Un regreso a todo lo alto, la verdad. ¡Así que a burlarse! Y los de MadTV vaya que en este video le dan duro.


Video subido por x4nd3r


¿La dizque Princesa del Pop usará más la cabeza ahora que ya tiene pelo de nuevo?

martes, 7 de abril de 2009

Los Blogs de Sugoi.com.pe

[DirWeb]

Acaso con afanes de emular a los blogs de El Comercio, Peru 21 o RPP (o quizás no), los chicos (bueno, no tan chicos) de Sugoi, uno de nuestros más importantes referentes promotores de la movida otaku peruana de finales de los 90s y principios de esta década, han sacado dentro de su dominio un pequeño directorio de blogs donde algunos de sus conocidos colaboradores y varias caras nuevas (bueno, no tan nuevas) puedan interactuar con la cholósfera otaku. Acá la lista completa:


CHICA DE LA LUNA ILUSORIA. Hitomi es base tres. Hitomi siente. Hitomi escribe. Hitomi Habla En Voz Alta y nos cuenta lo que piensa, lo que siente y lo que espera conseguir, con esa inquebrantable fe que la chica que ve el futuro suele tener: “El amor es un tema recurrente en mi vida, me encanta escribir sobre él, así que encontrarán mucho de él aquí., también la noticia de la semana, alguna pastillita de positivismo para contribuir al cambio de nuestro país. Soy una convencida que si empezamos a cambiar nosotros mismos, todo a nuestro alrededor puede cambiar”. Un blog muy personal, lo mismo que el otro que Hitomi mantiene en Blogspot, tan íntimo como la web lo permite.

OTAKU SOLITARIO. Hitori Kokoro es un joven otaku (¿con ese nick qué más podría ser?) que se confiesa tímido, sensible y que gustaba de escribir en un afán de desfogar lo que siente pero sin publicar lo escrito. Y es así que a través de una amistad nace Busco Novia Otaku en alusión al famoso blog de Renato Cisneros ilustrado por robotv (cuyos personajes –Dios sabrá por qué- siempre olvidan ponerse la ropa). Busco Novia Otaku pudo resultar así una disforzada versión friki pero lo salva la franqueza de Hitori, quien confiesa lo pensó a la manera de un diario de sus propias vivencias de veinteañero egresado de Psicología (¿alguien dijo Densha Otoko?), aunque hasta la fecha además de aquel primer post taaaaaan comentado y respondido (comentarios y respuestas que interesan tanto o más que el post original, aunque a veces de veras parece el consultorio de la Dra Corazón de Risas y Salsa: “una pena entre dos es menos atroz”) sólo esté publicando por partes sus experiencias de fin de año en que se fue invitado con unos amigos a una de las playas al sur de la capital. ¿Acaso será que llegará la primavera para Hitori en pleno verano? Tararará... Sensible y emotivo, con referencias animescas que crean el ambiente otaku de rigor, es un blog recomendable. A menos que sólo te atraiga la sangre y el sexo…

MICHI MICHI MICHI. Oficinista de lunes a viernes (sospecho que en el sector público), en este blog bautizado Crónicas de un Gato Techero Wataru plasma y reflexiona anécdotas cotidianas y comenta algunas noticias encabezando todos sus posts con una simpática imagen gatuna (qué le voy a hacer, me molan los gatos). Un blog (si cabe el término) más normal pues hasta el momento no asoma en él nada otaku ni friki, hecho con la simple intención de relajarse, lo cual le da más variedad a este directorio.

AULLANDO A LA LUNA. Otra de las joyitas de este puñado de blogs. En El Blog de Shigure, el Souma “responsable” se pone a escribir de anime, cine, historietas, televisión, la señora Souma, etc… con gran frescura y constancia. Lo que me da más curiosidad son las tomadas de pelo mutuas entre él y El Oso Panda. ¿Será que Shigure es Pero-Pero casado y evolucionado? Podría ser, podría ser.

UNIVERSOS Y UNIVERSOS. Al modo de otro de los primeros proyectos de Sugoi como fuera la revista Kingdom, Zx_if1 aprovechó el espacio en su blog The F Files para tratar de renarrar los eventos tras Crisis en Tierras Infinitas, la saga de DC Comics que significó un replanteamiento de los universos paralelos donde sus superhéroes habían luchado, y últimamente para publicar dibujos propios aunque con poca asiduidad. Eso por ahora, aunque esperamos que continúe publicando material para los amantes de los comics superheroicos y también para los simples curiosos como Yoni Pacheco.

DIAGNÓSTICO MÉDICO. Uno de los blogs actualizado con más frecuencia de esta lista. Sala de Autopsias está dedicado a publicar críticas, ya sea de libros, historietas, películas o series de televisión, de la mano del eficiente Dr. Gregorio House. Sólo una cosa se puede esperar: la cicatriz (y no es el Dr. Black).

EN MEDIO DE LA MULTITUD. Amnos (¡esos nicks que no revelan si son de chicas o de chicos!) confiesa en este blog ser Una Fan Enamorada de un grupo J-Pop: Arashi, y de cuyo club de fans local es miembro. Interesante su primer post que contiene la lista de síntomas de la fanatitis, aunque como en el blog de comics no esperen actualizaciones frecuentes. Sin embargo siempre es inspirador ver cómo una persona se involucra de corazón en lo que le gusta, contrariando a los que no nos va ni nos viene.

PASO PASITO. Este Raito no quiere llegar a ser el Dios del Nuevo Mundo, sólo escribir de lo que le gusta: anime, video juegos, música ponja, bemani (esos juegos tipo DDR, p.e.) y demás. Así es Watch Your Step!! Lamentablemente, lleva más de un mes sin publicar. Veremos cómo evoluciona.

Y YO TAMBIEN “TUBE”… El Búho (nada que ver con el de Watchmen) se da sus vueltas por Youtube y sube los videos que considera dignos de compartir con sus lectores, desde curiosos spots publicitarios, música de Les Luthiers, y curiosidades diversas colgadas en la Web de Pandora. Es YoTube Que Verlo. Nada mal, nada mal.

NO ME ODIES POR SER PANDA. El inquilino habitual de las últimas páginas de la revista Masaka y el boletín Shinbun vuelve con su Code Name: Oso Panda en versión blog. Rajes a discreción de quien debutara con su “Ave Waldo” en honor a su mentor Kohler (el recordado rajón de Sugoi, también conocido como El Inquisidor), y donde no deja títere con cabeza, sea personaje de anime, colegas de los otros blogs, o protagonistas de las noticias más singulares. Humor sarcástico sin atenuantes que confieso siempre me ha vacilado, incluso hasta las lágrimas. Oso Panda, así te acusen de homofóbico, conchudo o misógino, nunca cambies, y si cambias que sea para peor.

ANITA DEL PERÚ. Natural del rico Ilo de Janeiro (saludos desde Tacna, vecina) y mudada a la capital a buscar fortuna (“…ya la conozco la capital, ay mamacita me voy mariar…”), la simpática Ana prolonga con su sabroso estilo sus devaneos en su Egging Dibujero de Ani10 con esta su versión definitiva intitulada… Blog-orieta de Ani10. ¿Y de qué va? Habla la autora: “comentarios personales de vivencias y aficiones usando mi floro sarcástico (herencia de mi paso por comunicaciones) y dibujos de bajo presupuesto (un vicio dibujero persistente desde que estaba en el colegio)”. Gracias. La verdad que son un mate de risa sus posts, aunque por cuestiones laborales y académicas (un trabajo, una maestría y otro trabajo para pagarse la maestría) no haya publicado nada estas semanas. Esperamos sus admiradores más textos suyos y las muy impecables caricaturas con que los acompaña.
De entre todos estos blogs, para mí los mejores son Code Name: Oso Panda, Blog-orieta de Ani10, El Blog de Shigure, y Hitomi Habla en Voz Alta. Cerca, Busco Novia Otaku, Sala de Autopsias y Crónicas de Un Gato Techero. En cuanto al resto, también son leíbles, aunque deberían actualizar más a menudo.

Esperando sus comentarios, me despido.

Sigue buscando

Google

Blogs de Amigos (o de quienes quisiera que fueran mis amigos)