domingo, 21 de junio de 2009

Suzumiya Haruhi-chan no Yuutsu (2009): Chibi, chibi, chibi

[A-Review]

Y yo que al principio pensaba que esta era la secuela de Suzumiya Haruhi no Yuutsu


Hagamos primero un breve recuento de la firme: Suzumiya Haruhi no Yuutsu se estrenó el 2006, un año algo escaso de buenos títulos de anime y casi instantáneamente se convirtió en un éxito, algo que no sorprendió mucho dado el que ya tenían las novelas originales en las cuales se basa. La historia trata de una chica que, aburrida de llevar una vida común y corriente, busca a como dé lugar lo extraordinario: “De la Secundaria del Este, Haruhi Suzumiya –comienza su presentación en su primer día de Preparatoria-. No tengo interés en humanos ordinarios. Si hay algún alien, viajero del tiempo o persona con poderes paranormales aquí… que venga conmigo. ¡Eso es todo!” Semejante presentación deja a sus compañeros con la duda de si está bromeando o si está loca. Sólo uno de ellos apodado Kyon, el cual ha decidido dejar de creer en cosas extraordinarias (incluyendo aliens, viajeros del tiempo o personas con poderes paranormales), llega con las semanas a conversar normalmente con la excéntrica Haruhi, y en una de esas charlas cuando ella le cuenta que no ha encontrado satisfacción en ninguno de los clubs de la escuela (a pesar de ser buena en lo que sea que trate de hacer) sin querer le inspira a fundar su propio club, la Brigada SOS, cuyo único fin es encontrar aliens, viajeros del tiempo y personas con poderes paranormales y divertirse con ellos. De inmediato Haruhi se pone manos a la obra, obligando al pobre de Kyon a ayudarle como su sirviente personal (aka chule que le dicen), invadiendo el local del Club de Literatura y enrolando a su única miembro, la callada y siempre enfrascada en la lectura Yuki Nagato, y secuestrando a Mihuru Asahina, un año mayor que ellos, para convertirla en la mascota del Club sólo por ser linda, de grandes pechos y poderla cosplayar a su gusto (a veces también manosearla o usarla para chantajes). Así que Kyon decide quedarse sólo para proteger a Yuki y Mihuru de las locuras de Hauhi. Bueno, hasta aquí todo más o menos “normal”, pero normal no es un adjetivo que se pueda aplicar al mundo de Haruhi Suzumiya. Con la llegada del misterioso (sólo para Haruhi) y siempre sonriente Itsuki Koizumi, transferido a mitad del año escolar, y su inclusión como quinto miembro de la Brigada SOS, se nos revela que lo que Haruhi tanto anhela encontrar (aliens, viajeros del tiempo y personas con poderes paranormales) se ha reunido alrededor de ella sin que lo sepa pues ella no es lo que aparenta, sino un ente capaz de cambiar datos a voluntad y crearlos de la nada (según Yuki, el alien), el centro de una distorsión temporal que impide los viajes en el tiempo más allá de tres años en el pasado (según Mihuru, la viajera en el tiempo) o, como Itsuki (que tiene poderes paranormales y pertenece a una organización secreta) explica a Kyon, el Dios de esa realidad, la cual ella puede destruir para crear una nueva si ésta no le satisface o si se aburre. Cada miembro de la Brigada SOS así, ha sido enviado para investigar y monitorear a Haruhi, y acaso impedir que aquel Apocalipsis suceda, lo que deja al pobre de Kyon al borde del colapso nervioso por todas las locas aventuras a las que se ve arrastrado por convivir con semejante grupo.

En cuanto a Suzumiya Haruhi-chan no Yuutsu fue emitido en formato ONA (Original Network Anime) a través del canal de Kadokawa en Youtube a principios de este año, totalizando 25 mini-episodios de hasta 6 minutos, excepto el último que tiene 9. A diferencia de la serie original, se basa directamente en el manga del mismo nombre que está publicando Shonen Ace y que hace gala del humor más absurdo que podría derivarse de este universo: un “backup” de Asakura que acaba de mascota de Yuki, una chocante declaración de amor de parte de Kyon a Itsuki, la reaparición de Arakawa y Mori con poderes sobrehumanos, la transformación de Taniguchi en un Santa Claus monstruoso, una extraña competencia de figuras con globos, entre otras locuras… animado todo como super derformed (excepto alguna que otra escena para hacer contraste) que le da un toque mas bien infantilizado. Y la verdad que tiene momentos muy graciosos que te pueden hacer salir lágrimas de la risa. De las encarnaciones de Suzumiya puede tomarse como un divertimento (o parodia) para calentar motores en vistas a la nueva temporada de Suzumiya Haruhi no Yuutsu que se encuentra actualmente en el aire desde abril en Japón.

Más información sobre la serie original aquí, aquí y aquí.

Todos los capítulos de la parodia acá:




Videos subidos por fananime2009. Lo puedes ver aquí.

La Yapa:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Di lo que quieras.

Sigue buscando

Google

Blogs de Amigos (o de quienes quisiera que fueran mis amigos)