miércoles, 27 de enero de 2010

¿Y tú, cuánto cuestas? (2007): el hombre como “producto”

[F-Review]

“La vida es corta, compra más”.

Charlie tiene 72 días, Carlitos tiene 72 días; Charlie crecerá en un país con el mejor nivel de vida del planeta, una vida que para Carlitos sólo será una ilusión casi inalcanzable; Charlie es estadounidense, Carlitos es mexicano. El río Grande no sólo es una frontera entre dos países, sino entre dos mundos: el de los que tienen (o creen tener) casi todo y el de los que carecen de mucho. Sin embargo, a pesar de ello, Charlie y Carlitos comparten un destino común dentro de un esquema globalizado: ambos son sólo productos manipulados por los medios para consumir otros productos. O mejor dicho, dos modelos: el de calidad (Charlie) y el de bajo presupuesto (Carlitos). La pregunta es entonces: ¿y tú, cuánto cuestas?

Tal parecería la premisa de la que parte el “ex-radioactivo” Olallo Rubio en ésta su opera prima como director. Es claro que estamos frente a un documental ambicioso por el tema y por sus valores de producción, que usa de muchos recursos para darle su ritmo frenético, armadas alrededor de sendas entrevistas hechas a distintas personas de la calle tanto de EEUU como de México. Animaciones, números y estadísticas apabullantes, escenificaciones de falsos comerciales y la locución tanto en inglés como es castellano, dan un aparente toque de modernidad (e internacionalismo) a su propuesta, y la verdad que mirada como sucesión de capítulos más o menos armados, la película logra una cierta efectividad. Sin embargo, la cojera viene por la forma en que se lleva la narración, pues como que a los pocos minutos de iniciada se siente que hubiera perdido el norte, yéndose por las ramas y tratando de ajustar a la fuerza esas disgresiones dentro de la tesis original, cosa que no lo logra totalmente.

Su anticapitalismo trata de demostrarnos que el Sistema sólo nos quiere como consumidores pasivos, y de cómo la dignidad humana se ve amenazada por las Corporaciones que si pudieran nos clonarían en aras de mayor eficiencia. Idea que ya se ha escuchado antes, y que forma parte de la herencia cultural de la izquierda. Idea discutible. Lo malo que las ideas son justamente las que más se echa en falta al ver ¿Y tú, cuánto cuestas?. En varias ocasiones Olallo suena a estar exponiendo simples teorías conspirativas, pero luego vemos que no, que intenta ser objetivo y que incluso hace un llamado a la solidaridad entre los del norte y los del sur, entre los Charlies y los Carlitos, más allá de sus gobiernos vendidos, pues “se necesitan mutuamente”.

Y quizás sea esa mirada a ambos lados de la frontera lo que más atrae de esta película, pero el resto…


Video subido por cosmoduende. También lo puedes ver aquí.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Di lo que quieras.

Sigue buscando

Google

Blogs de Amigos (o de quienes quisiera que fueran mis amigos)