lunes, 22 de febrero de 2010

Del Soundtrack de mi Vida (II): Héctor Lavoe

[Homo Videns]

Auténticamente, el “Cantante de Los Cantantes”.

image La vida de Héctor Juan Pérez Martínez es un ejemplo de cómo la genialidad muchas veces va acompañada de la tragedia, la soledad y una vida torturada. Como si el arte fuera un pacto con la oscuridad interior, un subproducto de nuestros demonios personales. Héctor Lavoe se fue un día hace diecisiete años, en 1993. Alrededor de esta nuestra América Latina y pobre muchos lo lloramos como a uno de nuestra familia. La salsa cantada en su voz era grito desgarrado, voz de hombre del pueblo, de hombre de la calle. Como Chacalón para la chicha, como Gardel para el tango, Lavoe es indiscutible ícono de esa fusión de ritmos nacida en la comunidad latina de Nueva York en los 70’s que llamamos “salsa”. Sin embargo, ni Gardel ni Chacalón soñaron en ser queridos por tanta gente alrededor del mundo como lo es Lavoe. Donde haya un latino, “La Voz que dieron por muerta” (Van Lester dixit) sigue sonando.

Crecí oyendo su música en los cassettes que mis primos mayores tenían; en las fiestas familiares era un infaltable. La salsa es para bailar, sí, pero la salsa de Lavoe además era conmovedora. Hay tantas canciones suyas: la infaltable El Cantante, La Murga, El Día de Mi Suerte, Todo Tiene su Final, Juanito Alimaña, El Todopoderoso, El Periódico de Ayer, Bandolera, Mi Gente… que gozamos y seguimos gozando; en total 21 discos en un lapso de 26 años, primero con la orquesta de Willie Colón y luego con su propia orquesta. La salsa en su voz sí era de barrio.

Más arriba mencioné la palabra ícono. No es gratuito. En mi antiguo barrio de Bolognesi desde que recuerdo dos pintas inmortalizan su imagen: su retrato frente a la plaza, aquella imagen tan inconfundible como la del Ché, y en la Av. Leguía a la vuelta de la Posta unos versos de Calle Luna, Calle Sol, a partir de aquello de que “en barrio de guapos no se vive tranquilo”.

Me pregunto quién le habrá metido en la cabeza a Marc Anthony y JLo que podían interpretar a Lavoe y su mujer. Quizás eran demasiado divos para interpretar al humilde Héctor y a la problemática Puchi; y luego JLo se preguntaba porqué no la nominaron al Óscar por su actuación. Leo por allí que la vida del maestro volverá a la pantalla el próximo mes. El título de esta nueva película será The Singer: The Untold Story of Hector Lavoe, protagonizada por el portorriqueño Raúl Carbonell (quien ya interpretara a La Voz en la obra de teatro ¿Quién mató a Héctor Lavoe?), y la dirigirá Anthony Felton, según él a petición del propio Lavoe: “Cuando Héctor estaba en el hospital dijo: ‘si algún día regresas al cine, me gustaría que, si haces mi película, me pongas como soy’”, recordó el cineasta puertorriqueño. El estreno será en Puerto Rico y luego en Nueva York. Quizás ahora sí tengamos una película que no se trate sólo de dos puertorriqueños drogadictos sino una que le haga justicia a Lavoe, que con su voz forma parte del soundtrack de mi vida.


Videos subidos por varios, algunos de aquel histórico concierto en a Feria del Hogar de Lima. También los puedes ver acá. Y aquí más videos.

De yapa, varias de sus letras, y una crónica de El Comercio del 2007, de cuando hubiera cumplido 60 años.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Di lo que quieras.

Sigue buscando

Google

Blogs de Amigos (o de quienes quisiera que fueran mis amigos)