lunes, 15 de marzo de 2010

Encuesta de la Semana: Propuesta de restricción al manga y al anime

[Otros]

¿Dibujos de moral cuestionable?

Bueno, que se te chorree así el helado no es tan grave... ¿o si?

Esta semana una noticia venida del mismísimo Tokyo ha levantado una gran polvareda en los círculos de aficionados. Así que despachemos a la Paisana Jacinta de una buena vez:

De las 33 personas que participaron en esta encuesta, 18 se mostraron de acuerdo en que la Paisana Jacinta vuelva a la televisión, mientras que 15 votaron en contra (el que escribe entre ellos). Era de esperarse, pero así es la democracia. Y para ser sinceros, comparada con la primera serie, la de los 90s, la aparición del personaje de JB el pasado sábado no estuvo tan mal, pero dudo mucho que acabe gustándome. En realidad confieso que no soy fan de El Especial del Humor. Creo que Carlos Álvarez tenía mejores guiones cuando trabajaba en Las Mil y Una…

OK, vayamos al punto. A través de EFE nos enteramos que en Tokyo, la populosa megalópolis nipona, su Asamblea (la manera cómo los japoneses denominan a su Consejo Metropolitano) liderada por su Alcalde, Sora no Otoshimono (2009), ejemplo de anime con gran contenido ecchiel conservador Shintaro Ishihara, debatirá este viernes 19/03/2010 un proyecto de ordenanza que pretende proteger el "desarrollo sano de los jóvenes". Una de las medidas propuestas pretende prohibir la venta a menores de edad de historietas (denominadas mangas en Japón) y animaciones que presenten a personajes que por su “vestimenta, accesorios, grado escolar, el escenario en el que se encuentre, la edad de otros personajes o su voz” parezcan menores de edad, en situaciones que sean o “parezcan” sexuales o que "impidan el desarrollo de facultados sexuales sanas en los jóvenes".

Las reacciones de los artistas creadores no se ha hecho esperar, e incluso se han manifestado ante el Ayuntamiento tokiota. No es para menos; pensemos un poco: es parte de la iconografía clásica del manga y el anime el retrato de adolescentes, los jóvenes son los principales consumidores de sus historias, gran parte de las cuales transcurren en colegios y (dejémonos de hipocresías) es inevitable que por allí o por allá no se presente una situación “picante”. También es cierto que los últimos años el componente ecchi ha ido ganando terreno cada La Leyenda de Koizumi (2010), una gran sátira acerca de la política mundialvez más, llegándose a forzar el límite de la permisión. Bueno, hay de todo. Y por algunos mangas y animes que serializados como de consumo general rozan el hentai (y a menudo además el buen gusto), hay otras producciones que son auténticas obras de arte. Poner un límite y restringir es función de todo gobierno. El problema acá es (como han indicado los opositores a la ordenanza de marras) que la definición de su aplicación es “demasiado vaga”. Los personajes de las historias para ser consumibles por todo público deberían demostrar de forma clara que son mayores de edad. Nada de adolescentes en situaciones comprometedoras. ¿Adiós al fanservice?

Pero claro, si con sólo prohibirle a un adolescente que haga algo este nos va a hacer caso no tendríamos todos los problemas que tenemos. Incluso, y esto todos los que han sido adolescentes saben, el sabor de lo prohibido hace más deseable lo que sea. Y en cuanto a burlar las restricciones creativas, los dibujantes japoneses (que es fama no pueden mostrar vellosidades púbicas por ejemplo) son campeones.

Acá, al otro lado del Gran Charco, hemos tenido discusiones parecidas. El anime en general ha sido catalogado por varios grupos como dañino, hasta satánico. Bueno, creo que por nuestra parte, en lo que somos campeones es en exagerar. Sin embargo, en esencia es una discusión razonable porque toca un tema capital: la libertad de expresión, uno de las garantías constitucionales en la que todos los países democráticos estamos de acuerdo. Una de las que entra en más controversias también.

Entonces, la pregunta para esta semana sería:

¿Qué opinas sobre la propuesta de ordenanza que restringe la venta de manga y anime que presenta a personajes menores de edad en situaciones "aparentemente" sexuales en Tokyo? ¿Es correcto que se haga para preservar las mentes de los adolescentes? ¿Deberíamos implementar una medida similar en nuestros países? ¿Es inútil y/o estúpido? ¿Es un atentado contra la libertad de expresión?

El sexo, siempre el sexo, ¿no?

3 comentarios:

jpyza dijo...

han pasado tantos meses, en que quedó?? por lo que veo en nada,siguen estrenandose series ecchi,normal no ^-^ ... yo creo que es inutil,mientras haya demanda habra formas de acceder al material prohibido, si quisieran censurar el contenido del anime y manga para los menores,tendrian que censurar otros formatos:como el internet...y creo que eso no funciona ni en China.

Anónimo dijo...

jjee
nadie va a callar el deseo de xxx
chan chan chan
jajajaja
soy un fan del ecchi y me gusssta
asi que que siga como esta y a ver que pasa XD

Un Oso Rojo dijo...

Yo creo que al igual que la restricción de mostrar genitales, vellos púbicos y zoofilia condicionó que el hentai fuera creativo a la hora de exponer escenas de alta tensión creando las lolis, los mostruos con tentáculos y usando un mayor simbolismo fálico... de la misma forma ahora algo harán para si no romper, sí doblar la norma. Veremos qué pasa.

Publicar un comentario

Di lo que quieras.

Sigue buscando

Google

Blogs de Amigos (o de quienes quisiera que fueran mis amigos)