sábado, 6 de marzo de 2010

Hanamaru Yōchien (2010): Al maestro con… amor

[A-Review]

Querido querido Tsuchi.


Naozumi Tsuchida acaba de graduarse de profesor y ha conseguido plaza para enseñar… en un Jardín de Niños. Pensemos un poco esto: ¿un hombre como profesor de pre-escolar?; no seré sexista, aunque no es Tsuchida-senseimuy común los hay. Sólo que Naozumi no es precisamente muy adulto que digamos; la noche anterior al primer día de clases se queda dormido por jugar videojuegos hasta tarde y tiene que volar para poder llegar a tiempo. En el camino se encuentra con una pequeña que está sola en la calle y, pensando que tal vez haya algún problema, le hace una simple pregunta que la niña interpreta como un intento por querer ligársela. (Quizás demasiada televisión) Ya en su Anzu-chancentro de trabajo, el Hanamaru Yōchien, Naozumi se presenta a su clase y grande es su sorpresa al volver a encontrarse a la niña de la mañana como una de sus alumnas, y peor cuando Anzu (la niña) cuente en voz alta que el profesor trató de conquistarla. Naozumi, espantado balbucea que no es así, que a él le gustan las mujeres adultas como cualquiera, sobretodo si tienen los senos grandes (^o^U). Los padres de familia se preguntan si alguien como él podrá ser un buen profesor; al menos no parece mala persona.

A partir de este singular primer episodio, la trama se basa en las vivencias de Anzu, enamorada de suKoume-chan profesor, y sus amigas, la tímida Koume, y la extraña (pero superdotada) Hiragi, quienes buscan que Tsuchida-sensei corresponda a los sentimientos de Anzu y así cuando sea mayor puedan casarse y formar un hogar. Sin embargo, Tsuchida no es de esos, sino que le gusta la maestra de la clase de junto, Nanako Yamamoto, una chica dulce pero un tanto indiferente a la atracción que los hombres sienten hacia ella, y la pobre Anzu verá fallar sus Hiragi-chanplanes pero sin rendirse. Después de todo ya tienen la bendición de su madre, Sakura, compañera de Naozumi en la Secundaria, y que anima a su hija para concretar su amor así como lo hizo a su vez, pues se casó con su profesor de Arte. ¡Vaya triángulo! Si no lo captan, esto es una comedia y un slice of life.

Así es la última producción del reputado estudio Gainax, responsable de algunas de las mayores obras del anime. Se basa en un manga obra de Yuto publicado por Square Enix, y comenzó su transmisión el pasado 10 de enero del 2010, estando planeada para 12 capítulos.

Sakura, Tsuchi, Anzu y NanakoEn cuanto a peculiaridades de esta serie, además de las acostumbradas referencias y guiños al espectador que Gainax incorpora en todas sus producciones, cada capítulo se divide en dos o tres partes que incluyen en su título la palabra “Hanamaru”, además de tener un ending diferente cada vez. Luego está la casi completa ausencia de fanservice y exhibicionismo a que el anime nos tiene acostumbrados, pero sin descuidar el ingrediente kawaii y moe inocentón de un grupo de niñas encantadoras. La animación es simple y luminosa; el diseño de los personajes adultos es convencional mientras que los niños tienden a una estética chibi, lo que les da un aire todavía más infantil.

En sí es una serie agradable, tierna incluso, con una comedia ligera y entretenida que te arranca por lo menos una constante sonrisa por todas las ocurrencias tanto de alumnos y profesores. La verdad, entre tanto anime echi y hemofílico se agradece este respiro de inocencia. Es claro que Gainax, después de un tiempo que estuvo sin rumbo está recuperando la calidad por la que se hizo famoso, y su capacidad de sorprendernos.

“¡Tú… me estás tratando de conquistar!”

El opening, Aozora Triangle, por Kei Shindou, Ayahi Takagaki y MAKO:


Video subido por eLecTrijkaa. También lo puedes ver acá.

Los endings, hasta donde están disponibles:


Videos subidos por unaufo. También los puedes ver acá.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Di lo que quieras.

Sigue buscando

Google

Blogs de Amigos (o de quienes quisiera que fueran mis amigos)