domingo, 12 de septiembre de 2010

Los Hombres que no amaban a las Mujeres (2009): la hacker que llegó del frío

[F-Review]

Lisbeth Salander llega al cine.

La adaptación cinematográfica de la primera parte de la Saga Millenium, los tres best-sellers póstumos del sueco Stieg Larsson, es otra agradable sorpresa (la anterior fue Déjame Entrar) que nos ha llegado de Suecia, aquel país tan poco conocido en este lado del Atlántico. Y es que, a pesar de su metraje de casi dos horas y su apariencia más cercana al telefilm que al cine de presupuesto, es una producción que cumple con su objetivo: hacer una adaptación decente de tan extraordinario libro. Claro que los quejicas de siempre dirán que han arruinado la historia al quitarle tantos elementos, personajes y hechos que en la novela aparecen, pero es que así tiene que ser cuando se trasladan cuatrocientas páginas al celuloide. No vas a poner todo ese texto en algo más de hora y media, tienes que concretizar, y en este caso el guión ha optado por lo sensato: quedarse con los elementos más dables para ser llevados a la pantalla, escogiendo aquellos que la harían demasiado abigarrada y extensa para el medio. Y les ha salido bien. Para empezar, Mikael Blomkvist ya no tiene el pretexto de realizar una biografía de los Vanger; desde un principio se sabe que Henrik Vanger lo ha contratado para que trate de encontrar lo que le sucedió a su sobrina Harriet en 1966. Además, a diferencia de la novela, Mikael sí guarda algunos recuerdos de la chica y de su prima Anita. En cuanto a Lisbeth Salander (interpretada eficientemente por Noomi Rapace), esta no cesa en su interés por el periodista y poco más y va a Hedeby para ofrecerle su ayuda. Eso permite a la película presentar su relación como más cercana (aunque en el caso de Lisbeth quizás el verbo sea un poco exagerado). Finalmente, a manera de enlazarla con las secuelas de la historia, es mostrado varias veces partes de un flashback a manera de recuerdo de una Lisbeth niña que explica en algo su actitud hacia los hombres maltratadores.

Lo malo quizás sea su ambientación tan convencional y el poco trabajo que hicieron con la musicalización, sólo cumplidora y poco más. Bueno, el director, Niels Arden Oplev, venía de la televisión, así que por ese lado no había mucho que pedir. Sin embargo lo mejor definitivamente son las actuaciones de los protagonistas, Michael Nyqvist (como Mikael Blomkvist) y Noomi Rapace (como Lisbeth Salander). Y sobretodo esta última, que cada vez que aparece en la pantalla la llena con su presencia dándole rostro a la chica de los tatuajes, piercings… y las cerillas. En definitiva, en un balance general esta película sale aprobada (no por nada es acaso la película sueca más taquillera de los últimos tiempos), dejándonos con las ganas de ver las otras dos partes, esta vez dirigidas por Daniel Alfedson, hermano mayor de Tomas Alfredson, el que dirigió justamente la adaptación de Déjame Entrar.

Finalmente, Holywood (en donde siempre están a la busca de nuevas ideas para películas) se ha interesado por esta historia y ya se anuncia la filmación del remake de rigor, dirigido por David Fincher (el de las notable Se7en, Ficht Club, Zodiac, y recientemente The Social Network). Este ha elegido a Daniel Craig (el James Bond de la última Casino Royale y Quantum of Solace) y Rooney Mara (protagonista del último remake de A Nightmare on Elm Street) para que los papeles de Blomkvist y Salander. Con fecha de estreno proyectada para finales del 2011, con su título en inglés The Girl with the Dragon Tattoo, el buen David la tendrá difícil para trasladar una historia tan oscura y soterradamente violenta al gusto de los estadounidenses. Esperemos que no sea una nueva historia caída en acción.

Por último, el trailer:


Video subido por krasavo4ka. También lo puedes ver acá.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Di lo que quieras.

Sigue buscando

Google

Blogs de Amigos (o de quienes quisiera que fueran mis amigos)