viernes, 3 de diciembre de 2010

Shiki (2010): Crónica de sangre

[A-Review]

Después del crepúsculo.

Las historias de vampiros son de esos clásicos de horror que nos llenan de fascinación. Desde el aristocrático noble transilvano que llevó sus correrías en busca de víctimas por las calles de un Londres decimonónico, hasta las últimas producciones de Hollywood, mucha sangre ha corrido en el tema. El anime, claro es, no ha estado ausente nunca, y de cuando en cuando el vampirismo aparece por allí o allá, con su perenne atractivo y las referencias eróticas sublimadas que toda buena historia vampírica debe de tener de rigor.

Shiki (traducible como Demonio Cadáver) es la última producción dedicada a los no-muertos que nos ha llegado de Japón, basada esta vez en una serie de novelas ligeras escritas por Fuyumi Ono a principios de la década. La historia empieza así: en el pueblo de Sotoba, una localidad rural aislada entre las montañas, vive una chica de 15 años, Megumi Shimizu. Su más grande sueño es largarse lejos para llevar la glamorosa vida que siente que merece, pues odia ese sitio y la vulgaridad de los pueblerinos. Para ella la gente del pueblo no valen nada, ninguno excepto Natsuno Yuuki, un compañero de clase que se acaba de mudar con su familia desde una gran ciudad, y del cual Megumi está enamorada aunque éste, frío con todos excepto con su amigo Touru, no le hace el más mínimo caso. Los días pasan, llega el verano, y con él una nueva familia, los Kirishiki, se muda al pueblo a ocupar una gran casa al estilo europeo recientemente construida en las afueras. Megumi los imagina distinguidos y glamorosos, el tipo de familia a la cual le hubiera gustado pertenecer, y por pura curiosa va a presentarse a la mansión, extraviándose en el bosque. Cuando las partidas que la buscaban la encuentran, está muy débil y aunque el doctor del pueblo, Toshio Ozaki, no le encuentra nada grave se va apagando como si la vida se le escapara. ¿Anemia? Da lo mismo. Megumi muere, marcando el inicio de lo que parece ser una epidemia que va dando cuenta de la gente del pueblo, sin que el Dr. Ozaki pueda hallar una explicación cuerda. Pero no es una epidemia, la verdad es una oscura historia donde los Kirishiki están implicados y que desafía el sentido común de nuestra era racionalista, mientras el pueblo cambia ante los ojos de todos al ser tomado por la muerte, trastocando el día por la noche.

Oscura, tensa, mórbida y desesperada; así la podría resumir. Los personajes se mueven entre la duda y el horror de saber lo que sucede y saberse impotentes. No hay concesiones, es una danza de muerte donde los orquestadores ya tienen todo planeado y los humanos sólo les queda la opción de esconderse en sus casas y rehuir la noche llena de merodeadores. Sin embargo estos, los vampiros, aunque son presentados como monstruos que sólo pueden obedecer a sus instintos, sienten el martirio de la pérdida de su humanidad al pasar de víctimas a victimarios cuando volviendo de la tumba toman la vida de inocentes para vivir ellos, normalmente las de sus propias familias, acaso con la esperanza de que al igual que ellos se levanten para compartir esa eternidad maldita.

Higurashi no Naku Koro ni ya nos había entregado hace unos años una aplicación similar de la angustia: una villa apartada, muertes misteriosas y culpas intolerables. Shiki sigue este derrotero, aunque en general se vea menos elaborada en conjunto. No es que ayude mucho su curioso diseño de personajes, más adecuado para un shonen que para una historia dramática, pero lo salva el manejo de los escenarios, el ritmo opresivo y su narración fragmentada sujeta a variaciones en el tiempo que nos son subrayados por los carteles que nos indican la fecha. Es claro el motivo: mostrar el punto de vista de sus varios protagonistas, en una historia que tiende a lo coral, cosa que lo logra, aunque a momentos uno se pierde entre tanto personaje.

En general, es una disfrutable historia de vampiros a la antigua, llena de la mayoría de las convenciones que conocemos, con sus buenos giros y buena musicalización y animación. Nuevamente Noitamina cumple.

El primer Opening


Video subido por trancyphantomhive1. También lo puedes ver acá.

El Segundo Opening


Video subido por KuroAkame. También lo puedes ver acá

El Primer Ending


Video subido por trancyphantomhive1. También lo puedes ver acá.

El Segundo Ending


Video subido por KuroAkame. También lo puedes ver acá

Sí, hay monstruos bajo la cama.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Di lo que quieras.

Sigue buscando

Google

Blogs de Amigos (o de quienes quisiera que fueran mis amigos)