jueves, 20 de enero de 2011

The Social Network (2010): La Telaraña de tu Envidia

[F-Review]

Yo quiero tener 500 millones de amigos.

Ganadora de la última edición de los Globos de Oro y, por lo tanto, fuerte candidata a llevarse el Óscar de este año, esta película ha sido junto con Inception y otras más de lo mejor que Hollywood se ha sacado de la manga el 2010. Y no es que David Fincher, director reconocido por las imprescindibles Se7en o Fight Club o Zodiac, prometiera mucho. ¿Una película sobre facebook? Ah, ya, OK. Sin embargo el producto final ha hecho más que sólo presentarnos de manera anecdótica los entretelones de lo que fue la concepción y los inicios de tan popular red social. The Social Network es una crónica nerviosa sobre la lucha de poder, envidias y egoísmos que tras bambalinas convirtieron una simple idea de un grupo de universitarios en una empresa multimillonaria, centrado en la persona de un obsesionado Mark Zuckerberg (interpretado por un correcto Jesse Eisenberg) que busca a como dé lugar hacer algo grandioso para ser el número uno… y lo logra, al costo de conspirar en contra de su mejor amigo (Eduardo Saverin, interpretado por un atormentado Andrew Garfield). Nota aparte merece Justin Timberlake que me ha sorprendido con una colorida interpretación de Sean Parker, cofundador de la fallecida Napster, ahora en su papel de algo así de especie de mentor de un bisoño Zuckerberg.

Adaptada del betseller Multimillonarios por Accidente, de Ben Mezrich, la película comienza cuando la novia de Zuckerberg lo deja por portarse como un idiota y ofenderla. El muchacho vuelve a su habitación en Harvard y por puro gusto se pone a programar un sitio donde comparar a las chicas de la Universidad y elegir la más atractiva, hackeando las fotos de los servidores de las facultades, mientras hace comentarios en su blog. A la gente le gusta tanto que acaban malogrando el servidor por tan intenso tráfico y Zuckerberg, además de tener que pedir disculpas a las organizaciones femeninas de la Universidad por varias expresiones ofensivas, es sancionado por la Universidad. Sin embargo, el hecho de haber programado un sitio así en una noche y borracho, llama la atención de los hermanos Winklevoss y su socio Divya Narendra, para incluirlo en el proyecto que están desarrollando, una red social exclusiva para los alumnos de la universidad, Harvard Connection. Zuckerberg acepta ayudarlos. Sin embargo, luego se contacta con su amigo Eduardo Saverin y lo incluye como financista en su propio proyecto de red social, The Facebook, dejando de lado el proyecto de los Winklevoss por poco interesante. La historia así sigue, rememorada a través de las declaraciones que se realizan en el marco de las demandas que algunos años después Zuckerberg debe enfrentar, una por supuestamente haber robado la idea de Facebook de los hermanos Winklevoss, y la otra de parte de un dolido Saverin, separado por una triquiñuela de la empresa que había ayudado a fundar.

El contrapunto de los flashbacks crea un ambiente especial, con un Zuckerberg justificando sus acciones y unos hermanos Winklevoss y un Saverin luchando para tener su tajada, mientras ponen en la mesa pruebas que demostrarían la falta de escrúpulos del primero. La ambientación es buena, mientras que la música, cumplidora, da un toque de dinamismo a una historia que mantiene un buen ritmo. No por nada ha tenido tantos reconocimientos en tan solo tres meses y medio de haber sido estrenada.

El trailer:


Video subido por SrHegosa. También lo puedes ver acá.


Ven conmigo al lado oscuro...

0 comentarios:

Publicar un comentario

Di lo que quieras.

Sigue buscando

Google

Blogs de Amigos (o de quienes quisiera que fueran mis amigos)