lunes, 15 de julio de 2013

Guerra Mundial Z (2013): Cuando cruzas zombis con marabuntas

[F-Review]



Video subido por xDp1026dX. También lo puedes ver acá.

Después de haberme enganchado con el libro de Max Brooks, esta era una película que esperaba bastante. Grande fue mi decepción inicial cuando a través de los blogs y webs de críticas me enteré que de la historia original apenas sí quedaba el nombre y algún detalle más, casi sólo referencias. Ni modo, pues; al menos muchos coincidían en que como película mas bien de acción que de otra cosa, era divertida. Eso fue lo que fui a ver con una amiga y eso es justamente lo que encontramos.

Para los que han tenido contacto con el género de las películas de zombis, cuya inicio y padre reconocido son Night of the Living Dead de George E. Romero, me entenderán cuando les digo que harán bien que igual que yo no esperen encontrar ese espíritu a veces crítico, a veces ácido, morboso y grotesco que caracteriza los buenos títulos del mismo. Nada de lentas muchedumbres de zombis en distintos grados de putrefacción, sino masas rabiosas con un estado físico digno de atletas, capaces de correr, saltar, hacer torres con sus propios cuerpos para escalar un enorme muro, etc, que me hicieron pensar más bien en los (aquí sí literal) rabiosos infectados de 28 Days Later, cuando no en ese pequeño clásico The Naked Jungle (que acá conocimos como Cuando Ruge la Marabunta) por sus masivos ataques.

Tampoco el esquema clásico de poner a un disímil grupo de sobrevivientes atrapados en medio del apocalipsis que tratan de seguir sobreviviendo en medio de sus propios conflictos es usado en esta película. Acá es Brad Pitt, Brad Pitt y Brad Pitt… corriendo, saltando y cuando no preocupado por la familia que ha dejado en un portaviones atestado, mientras vuela en un avión militar alrededor del mundo en busca del origen de la epidemia y acaso la cura.

Pero no se confundan tampoco. Como lo que empecé explicando en el primer párrafo, Guerra Mundial Z es una buena película… de acción. Frenética, bien llevada, con buenos efectos y un Brad Pitt que se luce a pesar de su ya madurez. Empieza con una tranquilidad que no dura pues pronto aparece el caos, no dejando después casi respiro a su protagonista, Gerry Lane (sí, Brad Pitt), un investigador retirado de las Naciones Unidas (supongo que presentarlo como agente estadounidense hubiera sido demasiado cliché) que ha sido vuelto a reclutar por sus jefes por su experiencia en situaciones y lugares peligrosos. Los detalles no importan, y tampoco nos los dan. Él, que como sea ha logrado que su familia logre huir de una ciudad infestada a un portaviones en alta mar, es puesto en la disyuntiva de dejarlos solos y arriesgarse a morir en su nueva misión, o que todos sean dejados a su suerte en un campamento de refugiados.

Si todavía la están dando, véanla. Es evidente que los encargados han pensado bastante para que sea apta para todo público, no sólo para los incondicionales de los zombis. Descafeinado, quizás, pero funciona. Los sensibles al menos no se sentirán asqueados por el clásico canibalismo o excesivo gore porque no se ve, y eso es mucho decir. Y para los otros, bueno, pudo ser peor el manoseo; sí se acuerdan de Warm Bodies, supongo.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Di lo que quieras.

Sigue buscando

Google

Blogs de Amigos (o de quienes quisiera que fueran mis amigos)