jueves, 24 de octubre de 2013

RUSH: Pasión y Gloria (2013): Con el fierro a fondo

[F-Review]


Video subido por Kyle Reese. También lo puedes ver acá.

Años 70 en el competitivo y riesgoso mundo de la fórmula 1, donde la mortalidad por temporada llegaba fácil al 20%. Dos pilotos llegan a este ambiente desde las divisiones inferiores, James Hunt (interpretado por Chris Hemsworth), un inglés playboy y relajado, y Niki Lauda (que Daniel Brühl interpreta), austríaco metódico y serio, los cuales han desarrollado una fuerte rivalidad profesional dentro y fuera de las pistas. Basada en hechos reales, la película retrata la evolución de la relación de ambos protagonistas, sus diferencias a la hora de encarar su trabajo y su vida personal, y cómo a pesar de ello llegan a respetarse el uno al otro, historia que llega a su clímax en el marco del emocionante Campeonato Mundial de Fórmula 1 de 1976.

Veamos, es una lástima que esta película no esté teniendo una acogida acorde con su calidad. No, no es que sea extraordinaria, está lejos de ser la mejor película del oscarizado Ron Howard, pero no se puede negar que es una buena película, vibrante cuando necesita, conmovedora cuando cabe, emocionante en suma gracias a su bien llevado ritmo. Se nota la mano segura del que en otra era interpretara al Richie Cunningham de Happy Days y que ahora en su faceta de director es un buen y efectivo artesano de fórmulas.

Un aparte merecen los protagonistas. Hemsworth le achunta al papel de corredor carismático y mujeriego, pero es opacado por la genial interpretación de Brühl (si no lo recuerdan uno de sus primeros papeles protagónicos fue cuando en Good Bye, Lenin hizo de Alex, el preocupado hijo que trata por todos los medios que su convaleciente madre socialista no se entere de la caída del Muro de Berlín).

De otro lado, la ambientación es convincente, con una buena banda sonora de época, eficientes filmaciones de secuencias de carreras (sobretodo de los infaltables accidentes) y ese regusto nostálgico inevitable. El problema quizás sea que considerando que al tratar de una historia que tengo entendido es muy conocida por los aficionados del deporte de los fierros, el final es previsible, pero si sólo eres como yo un lego en la materia, no hay problema.

En resumen, aprobada. No será un nuevo Óscar para Ron Howard, pero cumple bien.

Nota: Las imágenes (la mayoría) las saqué de La Butaca. Dense una vuelta.

Otrosí: Leo que Rush significa apresurarse. Si, obvio.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Di lo que quieras.

Sigue buscando

Google

Blogs de Amigos (o de quienes quisiera que fueran mis amigos)