miércoles, 28 de septiembre de 2022

El Mundo antes del Confinamiento, serie de El Canal de Korah

[Homo Videns]


Videos subidos por El canal de Korah. También los puedes ver acá.

Quizás este post debí de escribirlo en mayo del 2020, cuando el primer video de esta serie fue lanzado, pero... pasaron cosas. OK, había dejado abandonado este blog y no es que estuviera involucrado en grandes proyectos de qué vanagloriarme entonces. ¡Ojalá hubiera tenido la fuerza de voluntad para ello! Al menos no fui sólo yo: para el humano común eso fue el confinamiento, un sólo estar y tratar de pasar lo que al principio nos dijeron que sería sólo por algunos días, pero que al final resultó durar lo que duró y cuyas consecuencias y secuelas aún las estamos sintiendo. Fue un año raro, donde el mundo prácticamente quedo en coma inducido. Y entre todo esa vorágine ensimismada, los creadores de contenido online estuvieron en alza, como quien me ocupa ahora, el bueno de Korah, youtuber español especializado en doblajes y humor, ¿o debería decir "humor doblado"?. Ejemplo de lo que que hacía eran sus gameplay de GTA narrados como lo "pasaba en su cabeza" o diversos doblajes de videos virales muy a su estilo: material bueno para echarse unas risas fáciles. Ahora, como tantos otros más se lo ve en Twitch, así que si pueden dense una vuelta por su canal.

Bueno, aprovechando el pánico, digo, decidió éste hacer una nueva sección en su canal de Youtube, que él describía así: "Retrocederé y repasaré año a año qué pasó en el mundo para que los cuarentenials estén al día. A ver hasta qué año llegamos!" Eso fue lo del título de este post, "El Mundo antes del Confinamiento", que comenzó con el del 2019 y llegó hasta el del 2000 hace un par de meses, que sería el último al menos seguido, pues sus vistas han disminuido y no ve muy conveniente de seguir con su producción en vista de lo laborioso de su hechura. No lo culpo, al final un poco que como toda persona se acostumbra a comer tres veces al día y para eso necesita dinero y como que YouTube se pone exquisito para pagar a sus creadores. Al menos la serie de 20 años que se mandó está potable, y que vivan los Foo Fighters.

Nichijou (2011): Échale más random al caldo

 [A-Review]


Videos subidos por varios. Los puedes ver también acá.

Nichijou es a lo que uno se podría referir como ejemplo de estilo sobre sustancia. Alocada, desenfocada, excéntrica, excesiva... sigue la vida "cotidiana" y "mundana" de un grupo de estudiantes de secundaria en su día a día tanto en el colegio como fuera de él... y poco más de trama se puede sacar. No, lo importante son las particularidades de los personajes en sí, desde el primer trío principal, Yuko, Mio y Mai, el segundo otro trío principal, la Profesora, Nano y Sakamoto, y todos los que las rodean y las situaciones en las que se involucran, que van desde un simple juego de subir escaleras, pasando por enfrentarse a unos perritos muy "amistosos", hasta una épica historia de esfuerzo para aprender a saltar una barra horizontal. Completan este caos una tsundere armada hasta los dientes, un sempai que viene a la escuela montado en una cabra, un director con evidente experiencia de luchador profesional, un punk natural, un profesor enamorado con una obsesión con los brotes de bambú, una hermana reina de los troleos, un ridículo deporte inventado que resultaba que sí existía, entre otras rarezas cotidianas y diversas que igual y terminan yéndose por otro lado con secuencias extra que nada que ver, como si sólo estuviera puestas allí porque al autor del manga original se le ocurrieron ponerlas... y que hacían una locura muy divertida con sketch tras sketch sucediendo a toda velocidad, con una animación realizadas con todo el oficio y mimo que un Kyoto Animation acabadito de tener un revés con la segunda temporada de Suzumiya, recuperar en algo su honor con la película La Desaparición, y terminar de cerrar página con K-On, podía tener, incluida su musicalización tranquila y a ratos entrañable.

Completado el panorama por un diseño de personajes muy kawaii y que renunciaba  adrede desde el material de origen a toda exhuberancia femenina (acaso la única pechonalidad que se llegan a ver son los que fugazmente aparecen en cierta revista), la serie de TV y todo su caudal de secuencias sueltas y aleatoriedad narrativa comenzaron como un manga que mezclaba viñetas regulares con viñetas de 4-koma, salidas de la mente de Keiichi Arawi, que lo estuvo publicando desde el 2006 hasta el 2015, completando 10 volúmenes recopilatorios, y cuyo sexto volumen tuvo su salida al mercado japonés el 2011 semanas antes de la adaptación televisiva, acompañado de una OVA a manera de capítulo 0 (acaso lo más tranquilito de todo y que nos sirve para presentarnos a todos los personajes). Ya después en medio hubo una videojuego para la PSP.... Y eso pareció que iba a ser todo por un tiempo, hasta que la cuenta oficial de twitter del autor hizo el siguiente anuncio:

Lo que luego reiteró con este retweet:

Así que Nichijou después de 6 años ha vuelto, y acaso tengamos por fin una segunda temporada de una de las comedias de la década pasada dignas de más cariño del que ya tiene.

Conozco tu secreto... tu sucio, sucio secretito.

 

lunes, 8 de agosto de 2022

Yo tengo un sueño...

 [Yoni]

Está bien, no tanto así. Todo comenzó hace un tiempo cuando me tropecé con el libro de Samuel Huntington, El Choque de Civilizaciones, donde este autor afirmaba que los conflictos post Guerra Fría ya no serían ideológicos sino civilizatorios, en la medida que la gente se fuera definiendo más y más por su cultura, y con unas relaciones internacionales menos "occidentalizadas", multipolarismo en lo que cabe, definiendo como las civilizaciones actoras de este nuevo orden mundial a la china, la japonesa, la hindú, la occidental, la islámica, la latinoamericana y la africana, tanto más influyentes como se cohesionaran alrededor de un Estado central, el cual las cuatro primeras ya tienen (dos el Occidente) mientras que las tres últimas echan en falta.

Aunque el libro no se detiene tanto en Latinoamérica, pensé que esta dificultad para encontrar un líder es lo que en mi opinión lastra a nuestra región (o civilización) para ser más gravitante en la escena mundial, pues los dos mayores candidatos naturales, México y Brasil, tienen problemas para tomar la antocha en esta versión de un destino manifiesto: el primero al estar tan cerca de EEUU (y tan lejos del Cielo, como dice el dicho), tiende a sentirse más norteamericano (al menos en las altas esferas) y gravitar alrededor de su poderoso vecino y por ende quedar más ligado a Occidente que el resto, y Brasil (el "país del Futuro" que siempre lo será) al tener un idioma único en la región, el portugués, se le dificulta la comunicación con los demás países, que hablan castellano.

Entonces, ¿qué -me dije-, eso es todo? ¿El futuro a Latinomérica sólo le depara ser mero apéndice o suburbio de Occidente? Claro, están también Argentina o Venezuela para liderar... ¿Argentina o Venezuela? Es obvio que los chavistas lo pensaron y por eso tanto interés en crear y liderar foros e iniciativas de integración regional independientes de EEUU y Europa, al menos mientras los petrodólares se los permitieron. De Argentina ni hablar, ya hacen bastante sobreviviendo.

Así que de lo más random termino tomando una imagen simple de América del Sur y lo intervengo para crear esto:


Más contexto no recuerdo, salvo que lo publiqué primero como comentario en una publicación ajena en el grupo de facebook de Peruball. Es una idea de un futuro. Pongo a Brazil como Imperio aparte, pues en ese tiempo Bolsonaro estaba de moda y consideré que para allí terminarían yendo. Eso aún lo creo en un 50%, pero de que siempre serían Brasil, eso sí que está fuera de discusión. En cuanto a los países de habla hispana del subcontinente... como se ve los junto en un solo Estado, una Federación. ¿Por qué juntarlos y porqué una federación?

Como indiqué, llegué a ello después de leer el libro de Huntington. Latinoamérica necesita un Estado central que cohesione a la civilización latinoamericana, y, reiterando, México está demasiado en el área de influencia de EEUU para que pueda ser él, y es lo mismo para todos los otros que están desde Panamá hacia el norte, el Caribe inclusive, que igual son demasiado pequeños y a tiro de misil. El Darien es algo más que una Selva impenetrable, es donde termina la particularidad sudamericana: un subcontinente muy rico en recursos naturales y culturas, y una geografía que lo hace tan inconquistable como EEUU o Rusia. Por ello, lo más obvio y posible es que ese liderazgo necesario dentro de la civilización latinoamericana lo tome uno de los países sudamericanos de habla castellana, con la alianza de Brasil, como lo es Canadá a EEUU en el norte. ¿Pero cuál? Y ese es el problema.

En Sudamérica tenemos 9 países que hablan castellano: Uruguay, Argentina, Chile, Paraguay, Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia y Venezuela. Varios son lo suficientemente grandes para aspirar a Estado central en la región, pero el que el resto los secunde es lo más difícil. La envidia saldría a flote. Por ello la única forma sería que los nueve se integraran en una federación, donde cada país (o incluso provincia) tuviera amplia autonomía de los demás e incluso del gobierno central, pero con políticas comunes ante el resto del mundo, esperando que el resultado sea mayor que la suma de las partes.

Claro que decirlo y que se haga es un mundo de diferencia, y en realidad esta idea sólo es eso, una idea, que en esta vez sólo planteo, pues aún no lo desarrollo. Si lo hago será en mi otro blog, El Takana, algo más serio, pues entonces ya sería que lo tomo con más seriedad. Ahora queda como una promesa, una imagen.

sábado, 6 de agosto de 2022

El origen de los impuestos, según Norsemen

[Homo Videns]

A través de mastodon un contacto me pasó el siguiente video:

Video subido por ioSan. También lo puedes ver acá.

Bien, sí, está en inglés, pero es bastante claro y los subtítulos ayudan: Está Arvid, el líder de un poblado en el norte de Europa, protagonista dentro de la serie noruega Norsemen (actualmente en Netflix), que decide ir donde el granjero Eigil para ponerle al tanto de un nuevo concepto que están introduciendo: "dinero de protección", que es esencialmente que les van a cobrar por no atacarles. Y sí, puede parecer chusco y una parodia (y en general lo es), pero vale como una dramatización de las explicaciones alternas al origen tanto de los Estados como de los impuestos: una banda armada que primero se dedica al pillaje en una comarca pero que eventualmente se establecen y lo institucionalizan (el pillaje) a través de un cobro periódico a los productores que viven allí, supuestamente para protegerles de otros saqueadores y de sí mismos... al principio hasta que incluso eso último se legitima por que los productores aceptan esa sumisión y los castigos si se rebelan ante ella. La película Los Siete Samurais y su versionado Bichos según el análisis que hace el Feo de la Filmoteca Maldita trabajan esta idea mostrando acaso otro momento de ese proceso, cuando aún hablamos de una banda nómada y no de un jefe asentado como lo es Arvid. Actualmente en la mayoría del mundo estamos en otra etapa, donde ya no es sólo la sumisión por la sumisión sino también por todos los servicios que los Estados modernos se comprometen a dar a los ciudadanos... Pero eso ya es otro tema. Tanto del lado de la izquierda anarquista y de la derecha libertaria, la legitimidad de los impuestos es puesta a parir, y bien que así sea, sobretodo por estos lados que ya sabemos lo bien que son utilizados.


La yapa: El libro En Deuda: Una historia alternativa de la economía, de David Graeber, citado en el video de La Filmoteca Maldita, al que podemos ponerle o no peros, "pero" vale como una lectura interesante para abrir el debate.


jueves, 2 de junio de 2022

En las Montañas de la Locura, audiolibro + ilustraciones adaptadas del relato de H. P. Lovecraft

[Homo Videns]

Horror helado.

Video subido por MSA Matthew. También lo puedes ver acá.

Howard Phillips Lovecraft es uno de esos autores que no necesitas haber leído para conocerlo. Tanto ha impregnado la cultura popular, que cuando te decides a sumergirte en sus páginas encuentras como un eco lejano en otras cosas que has visto o leído en los géneros de ciencia ficción, fantasía o terror modernos posteriores a él, una especie de ruido de fondo... aunque sea mínimo. Su "terror cósmico" es fundamental si queremos entender algunos posmodernos miedos de este simio con ínfulas que somos los humanos del siglo XXI.

Y lo hizo así como lo ven sin ser un graaaan escritor. Curioso. Porque sí, hay que aceptarlo. Su prosa no es especialmente buena, pródiga en redundancias, estructuras desfasadas, personajes que son sólo trasuntos de sí mismo y sobreconvenciones, sin contar su eventual racismo, aunque la verdad... ¿quién en Occidente no era racista en su tiempo? Pregúntenle a Tolkien... Y aún así nos atrapa. ¿Por qué? Su atmósfera. Podrá fallar en darnos una descripción realista de la gente real, del mundo real, pero vaya que logra sumergirnos en su mundo de pesadilla, repleto de entes indescriptibles, de blasfemias inenarrables, bajo una luna gibosa o, como en este relato, bajo un sol que nunca se oculta del todo.

Al final, En las Montañas de la Locura es un tour de force lovecraftiano indispensable para sumergirse en su mitología, tanto más notable por ser creación de un misántropo empedernido como pocos. (Hace un siglo sólo tenía las cartas para relacionarse con aquellos a quienes consideraba sus iguales o superiores. Si viviera en estos tiempos lo imagino metido en foros en línea, una personalidad en 4chan, inundando la red de sus genialidades y desvaríos, funado de vez en cuando por ya saben qué. Este, uno de sus textos fundamentales, habla por él más fuerte aún.) Iniciando con un tono de bitácora de exploración y estudio, narra la típica expedición a la Antártida para recoger muestras de rocas antiguas gracias a una innovadora técnica de perforación, pero donde encuentran algo más que rocas, algo que estuvo oculto por millones de años del mundo, y que el narrador suplica a los que le escribe que se quede así. Vana esperanza: el Hombre es demasiado curioso y arrogante para rehuir el llamado a lo desconocido, y el narrador lo sabe, pues él también halló lo que halló porque en su momento no se puso a pensar en si no era mejor volver ante señales tan terribles como las que había visto primero. Así lo que escribe más parece una forma de lavarse las manos ante lo que iría a pasar, o la subconciente vanidad de revelar al mundo que él lo vio antes, a pesar de que concientemente lo rehuyera.

Sea como sea, en esta versión que encontré el texto del relato de Lovecraft es leído por la voz de EL ABUELO KRAKEN, un usuario de YouTube que tiene varios otros audiolibros en su canal, incluyendo el original de este con un fondo estático, que el usuario MSA Matthew juntara con unas capturas editadas de un manga obra de Gou Tanabe, cuyos orginales traducidos se pueden conseguir el primer tomo acá y el segundo aquí, complementándose ambos en más de 5 horas que se pasan volando. Definitivamente recomendado para una tarde, como lo hice yo el domingo pasado... mientras no acababa de ocultarse el sol.



jueves, 14 de abril de 2022

Salpicaduras

[Yoni]

Actualmente el encargado de cocinar en casa soy yo. No soy lo que se diría un chef, pero al menos puedo decir que mi comida es comestible. También no es que trate de cocinar nada muy complicado: por ejemplo, hasta ahora nunca he usado mi horno, en parte porque tengo entendido que su quemador consume mucho gas y la verdad con la subida de su precio ahora no es cosa de gastar por gastar en experimentos. Allí que se quede, no molesta a nadie y es un buen sitio para guardar ollas.

Yo cocino en casa, retomo, en las mañanas temprano antes de ir a mi trabajo: el desayuno y el almuerzo al mismo tiempo... mas cocidos que aderezos, y más aderezos que simples frituras, en parte para no gastar aceite, en parte porque las comidas muy grasosas es mejor evitarlas, en parte porque las frituras son muy sucias cuando salpican... y una salpicadura puede ser muy dolorosa.

Sin embargo por variedad no puedo evitar por completo las frituras, sea un mero huevo frito, pescado apanado o pollo frito. Otros días va bien un huevo escalfado, un escabeche o pollo hervido en el caldo, o cualquier opción que no sea hacer nadar la comida en aceite, y así el día de ayer para desayunar se me ocurrió freír huevos. Nada nuevo, y al principio normal, pero acaso el segundo huevo era uno con clara muy líquida o qué sé yo, pero al voltearlo ¡zas! (o como se imaginen el sonido de un líquido reaccionando con el aceite caliente) una salpicadura considerable que cayó de lleno en mi antebrazo y muñeca derechas, dejándome el recuerdito que se ve en la foto que encabeza este posteo.

Juro que reaccioné rápido, mojando la zona afectada en el caño con agua fría, y al principio no significó una molestia más que el ardor normal, y además debía terminar de cocinar, desayunar y salir al trabajo y me olvidé del asunto. Supongo que la marca quedará y que acaso sí debí de usar aceite frío allí mismo, pero qué más da, no son nada esas nuevas cicatrices en mi cuerpo que se unen a las de mis vacunas infantiles, el cachito de pólvora de cohetilla que me dejó un "lunar" en el lacrimal de uno de mis ojos, mis manchas de varicela en mis brazos que a veces siento que me hacen parecer un jaguar flaco, la raya de un cierre de pantalón con punta que me hizo un largo corte en mi pierna, las huellas de mi acné adolescente, y los varios arañazos de gato que tengo en ambas manos. Algunos se ven más, otros menos y algunos sólo en mis recuerdos, como esa marca en mi cabeza cuando, jugando a los toros en la casa de mis primos, le di a una traicionera aldaba rota.

Mi nueva cicatriz si la miro... es como una persona, ¿no? Por ratos me pareciera que toma la forma de ese Jhony Walker de los whiskys, cosa irónica considerando que me desagrada el whisky. No hago caso, las cicatrices dan carácter, ¿no? Eso oí o leí en alguna parte... o quizás me lo acabo de inventar.

Otrosí: Como cada Jueves Santo en la casa hicimos desde temprano una "mesa para las almas", ya saben, poniendo frutas, dulces, gaseosas, y demás comida para recibir a las almas de nuestros difuntos que se supone nos visitan en estas fechas. Así que después de recogerla con la oblgatoria rezada en la tarde hemos estado comiendo lo que ya habrían comido las almas, así que ahora he quedado listo para el ayuno de mañana... Si viviera papá ¿quizás iría en la madrugada con él al Cerro a prender velas en la explanada del santuario que domina nuestra ciudad? No, además de vivo también debería estar sano para hacer esa subida, y por eso ya eran como diez años que no hicimos esa ruta antes de su muerte. Sólo me queda visitarlo el sábado, que mañana seguro está lleno el cementerio.

Otrosí 2: Ayer en la tarde compré una tinka. Como era de esperar no gané nada, pero son sólo S/ 5 y una vez cada miércoles no cuesta más que ese poco de dinero, y ¿quién sabe? Capaz sí me toca ya que en el amor no me va bien...

domingo, 3 de octubre de 2021

Una Multitud contra un Pueblo: Ese Federico More

 [Yoni]

"La turba es un animal salvaje y con animales no se razona".

Personaje de Séneca en la película Quo Vadis? (1951)

Desde la década de los 1930's.

Hoy día estaba leyendo la última editorial de César Hildebrandt en su semanario Hildebrandt en sus Trece, titulada Estado y Cultura. En ella da su opinión acerca de la controversia en la asignación de cupos pagados por el Ministerio de Cultura para asistir a la Feria Internacional del Libro de Guadalajará que hace unos días desembarcó a varios escritores conocidos que ya habían sido anunciados para, supuestamente ampliar la comitiva que nos represntaría y darle más participación a autores del interior del país. Ello irritó a muchos amigos de los separados y provocó la renuncia de otros tantos en solidaridad. Es un cuento largo, y podemos decir que el problema es la manera cómo lo comunicó y ejecutó el Ministro Ciro Gálvez, que acaso es otro síntoma de la improvisación, poco saber hacer y anteojeras ideológicas de parte los personajes que el Presidente Pedro Castillo eligió en cada cartera. Sin embargo, el señor Hildebrandt va por otro lado: para él en principio ni siquiera debería haber una lista de representantes del gremio de escritores (o cualquier otro gremio de la industria cultural) con viáticos pagados por todos los peruanos a esas citas "donde el libro es producto y los lectores clientela" pues para él la cultura y el Estado "¡son intrinsecamente irreconciliables!", así con enfáticos signos de exclamación, dando a entender que sólo es merecedor de llamarse cultura aquello que no responde al Poder que busca contaminarlo. Y para apoyar su punto enumera casos donde los creadores se acostaron con la Bestia Estatal y salieron de esos ayuntamientos productos contranatura como "el monstruo del realismo proletario", la aburrida música de un Shostakovich perdonado y asimilado por el régimen de Stalin, hasta en ámbitos más cercanos ser el contexto de la decadencia de Luis Alberto Sanchez y Pablo Macera en cuanto empezaron a recibir un sueldo del Estado. Entre estos dos últimos mencionó otro nombre, el del "brillante Federico More [que] se suicidó moralmente cuando el antiaprismo lo aproximó promiscuamente a las dictaduras de derecha de los 30 y 50", y por el cual me he puesto a escribir estas líneas.

Federico More. Para el público general es probable que ese nombre no evoque nada. Yo lo conocí como autor en los 90s cuando, estudiante universitario, adquirí el hábito de ir a la biblioteca de mi ciudad supuestamente para estudiar o hacer mis tareas, pero mayormente sólo iba a leer, a menudo al azar, escogiendo un título interesante entre las fichas cuidadosamente alineadas en sus gavetas. De esas incursiones la experiencia de algunos títulos me acompañan hasta hoy, como El Origen del Cristianismo, de I. Lentzman, y Ucronia, de C. Renouvier, libros que están en la génesis de mi actitud crítica hacia la religión y posterior "conversión" a un amable agnosticismo. De Federico More, fue un pequeño librito llamado Prosas de la Luna y el Mar, que comienza con una suerte de sensual vindicación de La Noche, antesala de un puñado de escritos que revelan al que fuera considerado (me enteré después) por César Vallejo, el "prosista de su generación", aquella a la que More llamara "la Generación Infortunada", que para él se abría con gente de la edad de Leonidas Yerovi y se cerraba con gente de la edad de José Carlos Mariátegui, nombres a los que si se adjuntaba el nombre de Abraham Valdelomar "la evocación dolorosa se completa".

De ese último dolor también me enteré después, cuando adquirí Andanzas de Federico More, una recopilación de sus escritos editada por el que sería su discípulo preferido, Francisco Igartua, un periodista notable, responsable de hitos del oficio (nunca profesión, y a veces arte, como opinaba More) en nuestro país como la fundación de las revistas OigaCaretas junto a la incombustible y arequipeñísima Doris Gibson. El hombre no vio mejor forma de homenajear a su maestro ya fallecido en el centenario de su nacimiento. Porque Federico More si algo fue fundamentalmente es periodista y así es como es más conocido por la gente de ese gremio. Tanto que Hildebrandt no puede si no lamentar sus "desvíos" al final de su vida del acaso mejor periodista que naciera en Puno, insidioso panfletario, desordenado genio de prosa barroca... su vida fue un vivir el momento, como si el periodismo no fuera sólo su oficio sino también su esencia. Me dieron ganas de saber un poco más de él.

Y entonces recordé que al ser una recopilación, Andanzas no tenía todo el material escrito por More, y sobretodo una de sus obras más polémicas, Una Multitud contra un Pueblo, de 1934 , esencialmente un ensayo contra el aprismo, sólo tenía una selección, de lo más medular, sí, pero selección al fin.

Buscando encontré un blog que recopila material relacionado, pero del texto completo de su panfleto nada, hasta que vía DuckDuckGo hallo lo que buscaba, claro que solamente como un escan del libro de 1934 algo incompleto al haberse hecho este sin cuadrar bien las hojas en algunas que hacen aparecer cortado un lado. Pero algo es algo, y acaso pueda encontrar el original físico por mi mismo eventualmente, así como eventualmente me crucé con Prosas de la Luna y el Mar en un biblioteca de provincias y Andanzas de Federico More en un puesto de venta de libros usados.

¿Por qué mi interés en Una Multitud contra un Pueblo? Por su planteamiento. Piensen en la época que fue escrito, inicios de los años 1930s. En ese entonces el totalitarismo estaba en boga, amenazando las democracias liberales consolidadas y las que aún se estaban construyendo a trompicones: los comunistas por un lado y los fascistas por el otro, y Polonia lo sabe. Perú no estuvo exento de esa realidad, representada por el APRA primigenio. ¿Y en qué se apoyaban esos totalitarismos para imponerse sobre el orden establecido previo? En masas levantadas, indignadas, violentas y descontroladas siguiendo consignas. A eso se dirigió Federico More, distinguiendo esa masa amorfa, desindividualizada que él llama "multitud" de lo que él llama "pueblo". Es como la oclocracia vs la democracia. ¿Se oye similar? Quizás estemos a puertas de un nuevo ciclo donde la consigna sea el nuevo bien pensar, donde los grupos interesados en el poder se apoyen en sus propias multitudes, o turbas, como en la cita al inicio de este post.

Queda entonces este libro acaso como una advertencia. 

Sigue buscando

Google

Blogs de Amigos (o de quienes quisiera que fueran mis amigos)