lunes, 3 de octubre de 2022

Los Hombres Quebrados, fragmento de Festín de Cuervos (cuarta parte de Canción de Hielo y Fuego, de George R. R. Martin)

[Op. Cit.]

El día de hoy me dio ganas volver a  la gran obra de George R. R. Martin y escogí este pasaje que me gusta bastante. Y es muy pertinente, ahora que estamos con los ojos pegados en la Guerra/Operación Militar Especial de Rusia contra Ucrania, y que hay una nueva serie en emisión de su universo... mientras la espera por Vientos de Invierno (y Sueño de Primavera) se sigue alargando. ¿Qué quieres George? Ya pasaste una epidemia y una cuarentena. Bocaccio en menos tiempo escribió El Decameron y tú sólo tienes que terminar lo que empezaste hace más de diez años. ¿Quieres que compre legalmente tus libros? OK, puedo hacerlo, pero una rebajita, pues.

Cerca del mediodía se detuvieron en una aldea diminuta, la primera que cruzaban, donde había ocho casa asentadas sobre pilares junto a un pequeño arroyo. Los hombres estaban fuera, pescando en sus botes de mimbre y cuero, pero las mujeres y los niños bajaron por las escalas de cuerda y se reunieron en torno al septón Meribald para rezar. Después del oficio, el septón los absolvió de sus pecados y les dejó unos cuantos nabos, un saco de judías y dos de sus preciosas naranjas. 

—Esta noche deberíamos montar guardia, amigos —les dijo cuando reemprendieron el camino—. Los aldeanos dicen que han visto a tres hombres quebrados acechando entre las dunas, al oeste de la vieja atalaya

—¿Sólo tres? —Ser Hyle sonrió—. Tres son pan comido para nuestra espadachina. No se atreverán con hombres armados.

—A menos que se estén muriendo de hambre —señaló el septón—. En estas marismas hay comida, pero sólo para quienes saben buscarla, y esos tres hombres son forasteros, supervivientes de alguna batalla. Si se acercan a nosotros, os ruego que me los dejéis a mí, ser.

—¿Qué vais a hacer con ellos?

—Darles comida. Pedirles que confiesen sus pecados, para que pueda perdonárselos. Invitarlos a venir con nosotros a la Isla Tranquila.

—Eso es tanto como invitarlos a que nos degüellen mientras dormimos —replicó Hyle Hunt—. Lord Randyll tiene mejores maneras de tratar con los hombres quebrados: el acero y la soga.

—¿Ser? ¿Mi señora? —intervino Podrick—. ¿Un hombre quebrado es un bandido?

—Más o menos —respondió Brienne.

El septón Meribald no estaba de acuerdo.

—Más menos que más. Hay muchos tipos de bandidos, igual que hay muchos tipos de pájaros. Tanto el andarríos como el pigargo tienen alas, pero no son lo mismo. A los bardos les gustan las canciones de hombres buenos que se ven forzados a saltarse la ley para combatir a un señor malvado, pero la mayoría de los bandidos se parecen más a ese Perro rabioso que al señor del relámpago. Son hombres malvados, instigados por la codicia, amargados por la vida taimada; desprecian a los dioses y sólo se preocupan por sí mismos. Los hombres quebrados pueden ser igual de peligrosos, pero también son dignos de compasión. Casi todos son gente sencilla, hombres del pueblo que nunca habían estado a más de media legua de la casa en la que nacieron hasta que un día, un señor cualquiera se los llevó a la guerra. Mal vestidos y mal calzados, marchan tras sus estandartes, a veces sin más armas que una guadaña o una hoz, o una maza que se han hecho ellos mismos atando una piedra a un palo con tiras de cuero. Los hermanos marchan con los hermanos; los hijos, con los padres; los amigos, con los amigos. Han oído las canciones y las anécdotas, así que caminan con el corazón anhelante, soñando con las maravillas que verán, con las riquezas y la gloria que conseguirán. La guerra les parece una gran aventura, la mayor que vivirá la mayoría de ellos.

»Luego prueban el combate.

»Algunos se quiebran nada más probarlo. Otros aguantan años, hasta que pierden la cuenta de las batallas en que han intervenido, pero alguien que sobrevive a cien combates puede quebrarse en el ciento uno. Los hermanos ven morir a sus hermanos, los padres pierden a sus hijos, los amigos ven a sus amigos tratan de volver a meterse las tripas después de que los haya rajado un hacha.

»Ven caer al señor que los llevó allí y, de repente, otro señor les grita que ahora lo sirven a él. Reciben una herida y, cuando todavía la tienen a medio curar, reciben otra. Nunca tienen comida suficiente; el calzado se les cae a pedazos de tanto caminar; la ropa se les desgarra y se les pudre, y la mitad se caga en los calzones porque ha bebido agua que no era potable.

»Si quieren unas botas nuevas, una capa más caliente o, tal vez, un yelmo de hierro oxidado, tienen que quitárselo a un cadáver; no tardan en robar también a los vivos, a los aldeanos en cuyas tierras luchan, a hombres como los que eran antes ellos mismos. Les matan las ovejas y les roban las gallinas, y de ahí a llevarse también a sus hijas sólo hay un paso. Y un día miran a su alrededor y se dan cuenta de que todos sus parientes y amigos han desaparecido, de que luchan al lado de desconocidos y bajo un estandarte que ni siquiera identifican. No saben dónde están ni cómo volver a su hogar; el señor por el que luchan no sabe cómo se llaman, pero ahí está siempre, gritándoles que formen una línea con sus lanzas, sus hoces, sus guadañas, para defender la posición. Y los caballeros caen sobre ellos, hombres sin rostro envueltos en acero, y el retumbar de su ataque parece llenar el mundo...

»Y el hombre se quiebra.

»Da media vuelta y huye, o se arrastra entre los cadáveres de los caídos, o se escabulle en plena noche y busca un lugar donde esconderse. A esas alturas, los hombres quebrados ya ni piensan en volver a casa. Los reyes, los señores y los dioses les importan menos que un trozo de carne medio podrida que les permite vivir un día más, o un pellejo de vino agrio con el que ahogar sus miedos unas horas. Viven de día en día, de comida en comida; son más animales que humanos. Lady Brienne no se equivoca: en estos tiempos que corren, los viajeros deben cuidarse de los hombres quebrados, y temerlos... Pero también deberían compadecerlos.

Cuando Meribald terminó, un silencio denso se hizo en el pequeño grupo. Brienne escuchó el sonido del viento entre un grupo de sauces, y más allá, el canto lejano de una gavia. Oyó también el jadeo del perro, que caminaba, con la lengua colgando, con el septón y su asno. El silencio se prolongó largo rato; fue ella quien lo rompió.

—¿Cuántos años tenías cuando os llevaron a la guerra?

—Pues sería de la edad de vuestro chico, más o menos —respondió Meribald—. Sí, demasiado joven, pero todos mis hermanos partían; no quise quedarme atrás. William me dijo que podía ser su escudero, y eso que no era caballero, sólo un pinche armado con un cuchillo de cocina que había robado en la taberna. Murió en los Peldaños de Piedra sin llegar a asestar un golpe. Se lo llevó la fiebre, igual que a mi hermano Robin. A Owen lo mató un golpe de maza que le abrió la cabeza, y a su amigo Jon Pox lo ahorcaron por violación.

—¿La guerra de los Reyes Nuevepeniques? —preguntó Hyle Hunt.

—Así la llamaban, aunque no vi ningún rey, ni gané un penique. Pero era una guerra. Era una guerra.

sábado, 1 de octubre de 2022

Hoy es SáGATO CATurday: Tu gato en primavera

[Otros]


Alegría, alegría de natura que canta
Alegría, alegría de la juventud…

Primavera, primavera nuevo triunfo de la vida
Sabe a color encendida, perfume, luz y calor
Yo te canto primavera como el ruiseñor te canta
Y tus alas tú levantas para ensalzar tu esplendor…

Y sí, por fin ya vamos dejando el frío (y las mascarillas), y en esta nueva estación de flores y pajaritos... OK, no, hasta allí no más con lo meloso.

¿En qué iba? Ah, sí, estamos ingresando a la primavera y eso significa que los que tenemos un gato en casa debemos de tomar algunas precauciones por la estación, como las que siguen:

  1. Alergias. Sí, los gatos también pueden sufrirlas, y puede producirles estornudos, tos, picor, enrojecimiento de la piel y en algunos casos extremos hasta caída del pelo. Lo recomendable para prevenirlo es cerrar las ventanas y extremar la limpieza para evitar los alergenos en lo posible.
  2. Ventanas abiertas. OK, empezará a hacer calor y uno tiende a abrirlas para que entre el fresco, y los gatos querrán aprovechar para saltar por ellas. No hay tanto problema (obviando el punto anterior) si hablamos de un primer piso, pero en un edificio no hay que confiarse del tópico del gato que cae parado. Una malla o protector para dejar entrar aire y evitar que salga el gato disparado podría ser una buena opción.
  3. Parásitos. Con el calor los insectos pululan y ya sabemos que estos pueden ser vectores de enfermedades incómodas por decir lo menos. Revisar el pelaje de nuestros gatos no ha de ser obviado, y si por allí se les puede aplicar algún tipo de repelente tanto mejor.
  4. Pelo. Con el fin del frío los gatos suelen cambiar su pelaje de invierno por uno más fino, así que espera dosis extra de pelos en el sillón, tu ropa y donde sea que al patrón se le ocurra recostarse. Si se deja que les cepilles trata de hacerlo más a menudo.
  5. Alimentación. Tu gato estará más activo y por tanto necesitará más comida y agua fresca para reponer sus fuerzas. Comida y agua en comederos y bebederos limpios, que ya sabes cómo son.

Bueno, eso sería todo para empezar. No menciono lo de la esterilización porque se supone que se sobreentiende. La primavera es la estación del romance y tu gato si no está operado lo sabe y te lo va a recordar en los momentos menos oportunos. Diviértete

miércoles, 28 de septiembre de 2022

El Mundo antes del Confinamiento, serie de El Canal de Korah

[Homo Videns]


Videos subidos por El canal de Korah. También los puedes ver acá.

Quizás este post debí de escribirlo en mayo del 2020, cuando el primer video de esta serie fue lanzado, pero... pasaron cosas. OK, había dejado abandonado este blog y no es que estuviera involucrado en grandes proyectos de qué vanagloriarme entonces. ¡Ojalá hubiera tenido la fuerza de voluntad para ello! Al menos no fui sólo yo: para el humano común eso fue el confinamiento, un sólo estar y tratar de pasar lo que al principio nos dijeron que sería sólo por algunos días, pero que al final resultó durar lo que duró y cuyas consecuencias y secuelas aún las estamos sintiendo. Fue un año raro, donde el mundo prácticamente quedo en coma inducido. Y entre todo esa vorágine ensimismada, los creadores de contenido online estuvieron en alza, como quien me ocupa ahora, el bueno de Korah, youtuber español especializado en doblajes y humor, ¿o debería decir "humor doblado"?. Ejemplo de lo que que hacía eran sus gameplay de GTA narrados como lo "pasaba en su cabeza" o diversos doblajes de videos virales muy a su estilo: material bueno para echarse unas risas fáciles. Ahora, como tantos otros más se lo ve en Twitch, así que si pueden dense una vuelta por su canal.

Bueno, aprovechando el pánico, digo, decidió éste hacer una nueva sección en su canal de Youtube, que él describía así: "Retrocederé y repasaré año a año qué pasó en el mundo para que los cuarentenials estén al día. A ver hasta qué año llegamos!" Eso fue lo del título de este post, "El Mundo antes del Confinamiento", que comenzó con el del 2019 y llegó hasta el del 2000 hace un par de meses, que sería el último al menos seguido, pues sus vistas han disminuido y no ve muy conveniente de seguir con su producción en vista de lo laborioso de su hechura. No lo culpo, al final un poco que como toda persona se acostumbra a comer tres veces al día y para eso necesita dinero y como que YouTube se pone exquisito para pagar a sus creadores. Al menos la serie de 20 años que se mandó está potable, y que vivan los Foo Fighters.

Nichijou (2011): Échale más random al caldo

 [A-Review]


Videos subidos por varios. Los puedes ver también acá.

Nichijou es a lo que uno se podría referir como ejemplo de estilo sobre sustancia. Alocada, desenfocada, excéntrica, excesiva... sigue la vida "cotidiana" y "mundana" de un grupo de estudiantes de secundaria en su día a día tanto en el colegio como fuera de él... y poco más de trama se puede sacar. No, lo importante son las particularidades de los personajes en sí, desde el primer trío principal, Yuko, Mio y Mai, el segundo otro trío principal, la Profesora, Nano y Sakamoto, y todos los que las rodean y las situaciones en las que se involucran, que van desde un simple juego de subir escaleras, pasando por enfrentarse a unos perritos muy "amistosos", hasta una épica historia de esfuerzo para aprender a saltar una barra horizontal. Completan este caos una tsundere armada hasta los dientes, un sempai que viene a la escuela montado en una cabra, un director con evidente experiencia de luchador profesional, un punk natural, un profesor enamorado con una obsesión con los brotes de bambú, una hermana reina de los troleos, un ridículo deporte inventado que resultaba que sí existía, entre otras rarezas cotidianas y diversas que igual y terminan yéndose por otro lado con secuencias extra que nada que ver, como si sólo estuviera puestas allí porque al autor del manga original se le ocurrieron ponerlas... y que hacían una locura muy divertida con sketch tras sketch sucediendo a toda velocidad, con una animación realizadas con todo el oficio y mimo que un Kyoto Animation acabadito de tener un revés con la segunda temporada de Suzumiya, recuperar en algo su honor con la película La Desaparición, y terminar de cerrar página con K-On, podía tener, incluida su musicalización tranquila y a ratos entrañable.

Completado el panorama por un diseño de personajes muy kawaii y que renunciaba  adrede desde el material de origen a toda exhuberancia femenina (acaso la única pechonalidad que se llegan a ver son los que fugazmente aparecen en cierta revista), la serie de TV y todo su caudal de secuencias sueltas y aleatoriedad narrativa comenzaron como un manga que mezclaba viñetas regulares con viñetas de 4-koma, salidas de la mente de Keiichi Arawi, que lo estuvo publicando desde el 2006 hasta el 2015, completando 10 volúmenes recopilatorios, y cuyo sexto volumen tuvo su salida al mercado japonés el 2011 semanas antes de la adaptación televisiva, acompañado de una OVA a manera de capítulo 0 (acaso lo más tranquilito de todo y que nos sirve para presentarnos a todos los personajes). Ya después en medio hubo una videojuego para la PSP.... Y eso pareció que iba a ser todo por un tiempo, hasta que la cuenta oficial de twitter del autor hizo el siguiente anuncio:

Lo que luego reiteró con este retweet:

Así que Nichijou después de 6 años ha vuelto, y acaso tengamos por fin una segunda temporada de una de las comedias de la década pasada dignas de más cariño del que ya tiene.

Conozco tu secreto... tu sucio, sucio secretito.

 

lunes, 8 de agosto de 2022

Yo tengo un sueño...

 [Yoni]

Está bien, no tanto así. Todo comenzó hace un tiempo cuando me tropecé con el libro de Samuel Huntington, El Choque de Civilizaciones, donde este autor afirmaba que los conflictos post Guerra Fría ya no serían ideológicos sino civilizatorios, en la medida que la gente se fuera definiendo más y más por su cultura, y con unas relaciones internacionales menos "occidentalizadas", multipolarismo en lo que cabe, definiendo como las civilizaciones actoras de este nuevo orden mundial a la china, la japonesa, la hindú, la occidental, la islámica, la latinoamericana y la africana, tanto más influyentes como se cohesionaran alrededor de un Estado central, el cual las cuatro primeras ya tienen (dos el Occidente) mientras que las tres últimas echan en falta.

Aunque el libro no se detiene tanto en Latinoamérica, pensé que esta dificultad para encontrar un líder es lo que en mi opinión lastra a nuestra región (o civilización) para ser más gravitante en la escena mundial, pues los dos mayores candidatos naturales, México y Brasil, tienen problemas para tomar la antocha en esta versión de un destino manifiesto: el primero al estar tan cerca de EEUU (y tan lejos del Cielo, como dice el dicho), tiende a sentirse más norteamericano (al menos en las altas esferas) y gravitar alrededor de su poderoso vecino y por ende quedar más ligado a Occidente que el resto, y Brasil (el "país del Futuro" que siempre lo será) al tener un idioma único en la región, el portugués, se le dificulta la comunicación con los demás países, que hablan castellano.

Entonces, ¿qué -me dije-, eso es todo? ¿El futuro a Latinomérica sólo le depara ser mero apéndice o suburbio de Occidente? Claro, están también Argentina o Venezuela para liderar... ¿Argentina o Venezuela? Es obvio que los chavistas lo pensaron y por eso tanto interés en crear y liderar foros e iniciativas de integración regional independientes de EEUU y Europa, al menos mientras los petrodólares se los permitieron. De Argentina ni hablar, ya hacen bastante sobreviviendo.

Así que de lo más random termino tomando una imagen simple de América del Sur y lo intervengo para crear esto:


Más contexto no recuerdo, salvo que lo publiqué primero como comentario en una publicación ajena en el grupo de facebook de Peruball. Es una idea de un futuro. Pongo a Brazil como Imperio aparte, pues en ese tiempo Bolsonaro estaba de moda y consideré que para allí terminarían yendo. Eso aún lo creo en un 50%, pero de que siempre serían Brasil, eso sí que está fuera de discusión. En cuanto a los países de habla hispana del subcontinente... como se ve los junto en un solo Estado, una Federación. ¿Por qué juntarlos y porqué una federación?

Como indiqué, llegué a ello después de leer el libro de Huntington. Latinoamérica necesita un Estado central que cohesione a la civilización latinoamericana, y, reiterando, México está demasiado en el área de influencia de EEUU para que pueda ser él, y es lo mismo para todos los otros que están desde Panamá hacia el norte, el Caribe inclusive, que igual son demasiado pequeños y a tiro de misil. El Darien es algo más que una Selva impenetrable, es donde termina la particularidad sudamericana: un subcontinente muy rico en recursos naturales y culturas, y una geografía que lo hace tan inconquistable como EEUU o Rusia. Por ello, lo más obvio y posible es que ese liderazgo necesario dentro de la civilización latinoamericana lo tome uno de los países sudamericanos de habla castellana, con la alianza de Brasil, como lo es Canadá a EEUU en el norte. ¿Pero cuál? Y ese es el problema.

En Sudamérica tenemos 9 países que hablan castellano: Uruguay, Argentina, Chile, Paraguay, Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia y Venezuela. Varios son lo suficientemente grandes para aspirar a Estado central en la región, pero el que el resto los secunde es lo más difícil. La envidia saldría a flote. Por ello la única forma sería que los nueve se integraran en una federación, donde cada país (o incluso provincia) tuviera amplia autonomía de los demás e incluso del gobierno central, pero con políticas comunes ante el resto del mundo, esperando que el resultado sea mayor que la suma de las partes.

Claro que decirlo y que se haga es un mundo de diferencia, y en realidad esta idea sólo es eso, una idea, que en esta vez sólo planteo, pues aún no lo desarrollo. Si lo hago será en mi otro blog, El Takana, algo más serio, pues entonces ya sería que lo tomo con más seriedad. Ahora queda como una promesa, una imagen.

sábado, 6 de agosto de 2022

El origen de los impuestos, según Norsemen

[Homo Videns]

A través de mastodon un contacto me pasó el siguiente video:

Video subido por ioSan. También lo puedes ver acá.

Bien, sí, está en inglés, pero es bastante claro y los subtítulos ayudan: Está Arvid, el líder de un poblado en el norte de Europa, protagonista dentro de la serie noruega Norsemen (actualmente en Netflix), que decide ir donde el granjero Eigil para ponerle al tanto de un nuevo concepto que están introduciendo: "dinero de protección", que es esencialmente que les van a cobrar por no atacarles. Y sí, puede parecer chusco y una parodia (y en general lo es), pero vale como una dramatización de las explicaciones alternas al origen tanto de los Estados como de los impuestos: una banda armada que primero se dedica al pillaje en una comarca pero que eventualmente se establecen y lo institucionalizan (el pillaje) a través de un cobro periódico a los productores que viven allí, supuestamente para protegerles de otros saqueadores y de sí mismos... al principio hasta que incluso eso último se legitima por que los productores aceptan esa sumisión y los castigos si se rebelan ante ella. La película Los Siete Samurais y su versionado Bichos según el análisis que hace el Feo de la Filmoteca Maldita trabajan esta idea mostrando acaso otro momento de ese proceso, cuando aún hablamos de una banda nómada y no de un jefe asentado como lo es Arvid. Actualmente en la mayoría del mundo estamos en otra etapa, donde ya no es sólo la sumisión por la sumisión sino también por todos los servicios que los Estados modernos se comprometen a dar a los ciudadanos... Pero eso ya es otro tema. Tanto del lado de la izquierda anarquista y de la derecha libertaria, la legitimidad de los impuestos es puesta a parir, y bien que así sea, sobretodo por estos lados que ya sabemos lo bien que son utilizados.


La yapa: El libro En Deuda: Una historia alternativa de la economía, de David Graeber, citado en el video de La Filmoteca Maldita, al que podemos ponerle o no peros, "pero" vale como una lectura interesante para abrir el debate.


jueves, 2 de junio de 2022

En las Montañas de la Locura, audiolibro + ilustraciones adaptadas del relato de H. P. Lovecraft

[Homo Videns]

Horror helado.

Video subido por MSA Matthew. También lo puedes ver acá.

Howard Phillips Lovecraft es uno de esos autores que no necesitas haber leído para conocerlo. Tanto ha impregnado la cultura popular, que cuando te decides a sumergirte en sus páginas encuentras como un eco lejano en otras cosas que has visto o leído en los géneros de ciencia ficción, fantasía o terror modernos posteriores a él, una especie de ruido de fondo... aunque sea mínimo. Su "terror cósmico" es fundamental si queremos entender algunos posmodernos miedos de este simio con ínfulas que somos los humanos del siglo XXI.

Y lo hizo así como lo ven sin ser un graaaan escritor. Curioso. Porque sí, hay que aceptarlo. Su prosa no es especialmente buena, pródiga en redundancias, estructuras desfasadas, personajes que son sólo trasuntos de sí mismo y sobreconvenciones, sin contar su eventual racismo, aunque la verdad... ¿quién en Occidente no era racista en su tiempo? Pregúntenle a Tolkien... Y aún así nos atrapa. ¿Por qué? Su atmósfera. Podrá fallar en darnos una descripción realista de la gente real, del mundo real, pero vaya que logra sumergirnos en su mundo de pesadilla, repleto de entes indescriptibles, de blasfemias inenarrables, bajo una luna gibosa o, como en este relato, bajo un sol que nunca se oculta del todo.

Al final, En las Montañas de la Locura es un tour de force lovecraftiano indispensable para sumergirse en su mitología, tanto más notable por ser creación de un misántropo empedernido como pocos. (Hace un siglo sólo tenía las cartas para relacionarse con aquellos a quienes consideraba sus iguales o superiores. Si viviera en estos tiempos lo imagino metido en foros en línea, una personalidad en 4chan, inundando la red de sus genialidades y desvaríos, funado de vez en cuando por ya saben qué. Este, uno de sus textos fundamentales, habla por él más fuerte aún.) Iniciando con un tono de bitácora de exploración y estudio, narra la típica expedición a la Antártida para recoger muestras de rocas antiguas gracias a una innovadora técnica de perforación, pero donde encuentran algo más que rocas, algo que estuvo oculto por millones de años del mundo, y que el narrador suplica a los que le escribe que se quede así. Vana esperanza: el Hombre es demasiado curioso y arrogante para rehuir el llamado a lo desconocido, y el narrador lo sabe, pues él también halló lo que halló porque en su momento no se puso a pensar en si no era mejor volver ante señales tan terribles como las que había visto primero. Así lo que escribe más parece una forma de lavarse las manos ante lo que iría a pasar, o la subconciente vanidad de revelar al mundo que él lo vio antes, a pesar de que concientemente lo rehuyera.

Sea como sea, en esta versión que encontré el texto del relato de Lovecraft es leído por la voz de EL ABUELO KRAKEN, un usuario de YouTube que tiene varios otros audiolibros en su canal, incluyendo el original de este con un fondo estático, que el usuario MSA Matthew juntara con unas capturas editadas de un manga obra de Gou Tanabe, cuyos orginales traducidos se pueden conseguir el primer tomo acá y el segundo aquí, complementándose ambos en más de 5 horas que se pasan volando. Definitivamente recomendado para una tarde, como lo hice yo el domingo pasado... mientras no acababa de ocultarse el sol.



jueves, 14 de abril de 2022

Salpicaduras

[Yoni]

Actualmente el encargado de cocinar en casa soy yo. No soy lo que se diría un chef, pero al menos puedo decir que mi comida es comestible. También no es que trate de cocinar nada muy complicado: por ejemplo, hasta ahora nunca he usado mi horno, en parte porque tengo entendido que su quemador consume mucho gas y la verdad con la subida de su precio ahora no es cosa de gastar por gastar en experimentos. Allí que se quede, no molesta a nadie y es un buen sitio para guardar ollas.

Yo cocino en casa, retomo, en las mañanas temprano antes de ir a mi trabajo: el desayuno y el almuerzo al mismo tiempo... mas cocidos que aderezos, y más aderezos que simples frituras, en parte para no gastar aceite, en parte porque las comidas muy grasosas es mejor evitarlas, en parte porque las frituras son muy sucias cuando salpican... y una salpicadura puede ser muy dolorosa.

Sin embargo por variedad no puedo evitar por completo las frituras, sea un mero huevo frito, pescado apanado o pollo frito. Otros días va bien un huevo escalfado, un escabeche o pollo hervido en el caldo, o cualquier opción que no sea hacer nadar la comida en aceite, y así el día de ayer para desayunar se me ocurrió freír huevos. Nada nuevo, y al principio normal, pero acaso el segundo huevo era uno con clara muy líquida o qué sé yo, pero al voltearlo ¡zas! (o como se imaginen el sonido de un líquido reaccionando con el aceite caliente) una salpicadura considerable que cayó de lleno en mi antebrazo y muñeca derechas, dejándome el recuerdito que se ve en la foto que encabeza este posteo.

Juro que reaccioné rápido, mojando la zona afectada en el caño con agua fría, y al principio no significó una molestia más que el ardor normal, y además debía terminar de cocinar, desayunar y salir al trabajo y me olvidé del asunto. Supongo que la marca quedará y que acaso sí debí de usar aceite frío allí mismo, pero qué más da, no son nada esas nuevas cicatrices en mi cuerpo que se unen a las de mis vacunas infantiles, el cachito de pólvora de cohetilla que me dejó un "lunar" en el lacrimal de uno de mis ojos, mis manchas de varicela en mis brazos que a veces siento que me hacen parecer un jaguar flaco, la raya de un cierre de pantalón con punta que me hizo un largo corte en mi pierna, las huellas de mi acné adolescente, y los varios arañazos de gato que tengo en ambas manos. Algunos se ven más, otros menos y algunos sólo en mis recuerdos, como esa marca en mi cabeza cuando, jugando a los toros en la casa de mis primos, le di a una traicionera aldaba rota.

Mi nueva cicatriz si la miro... es como una persona, ¿no? Por ratos me pareciera que toma la forma de ese Jhony Walker de los whiskys, cosa irónica considerando que me desagrada el whisky. No hago caso, las cicatrices dan carácter, ¿no? Eso oí o leí en alguna parte... o quizás me lo acabo de inventar.

Otrosí: Como cada Jueves Santo en la casa hicimos desde temprano una "mesa para las almas", ya saben, poniendo frutas, dulces, gaseosas, y demás comida para recibir a las almas de nuestros difuntos que se supone nos visitan en estas fechas. Así que después de recogerla con la oblgatoria rezada en la tarde hemos estado comiendo lo que ya habrían comido las almas, así que ahora he quedado listo para el ayuno de mañana... Si viviera papá ¿quizás iría en la madrugada con él al Cerro a prender velas en la explanada del santuario que domina nuestra ciudad? No, además de vivo también debería estar sano para hacer esa subida, y por eso ya eran como diez años que no hicimos esa ruta antes de su muerte. Sólo me queda visitarlo el sábado, que mañana seguro está lleno el cementerio.

Otrosí 2: Ayer en la tarde compré una tinka. Como era de esperar no gané nada, pero son sólo S/ 5 y una vez cada miércoles no cuesta más que ese poco de dinero, y ¿quién sabe? Capaz sí me toca ya que en el amor no me va bien...

Sigue buscando

Google

Blogs de Amigos (o de quienes quisiera que fueran mis amigos)